• ¿Democráticos? no, ¡autoritarios!

Miguel A. Rocha Valencia

Ahora resulta que los únicos “democráticos” son los militantes y simpatizantes de Morena. Todos los demás son (somos) enemigos, traidores, fifís, corruptos o miembros de la mafia que estuvo en el poder.

Lo mismo se aplica para todos quienes no piensan como ellos y se atreven a denunciar o reclamar lo que en su momento las huestes del mesías tabasqueño gritaban en calles y plantones.

Pedían justicia y hoy la aplican a su criterio. Incluso se dan el lujo de violentar leyes constitucionales, sus reglamentarias,  estatales y lo que sea necesario cuando de imponer lo que quieren se trata.

La más reciente a nivel local, fue la denuncia del diputado del Primer Congreso de la Ciudad de México, Jorge Gaviño Ambriz, quien durante la instalación de la mesa directiva de la Comisión Permanente de ese órgano, denunció ilegalidades donde los morenos y cómplices, perdón aliados, se despacharon sin importar violaciones legales.

Se adjudicaron la presidencia de la mesa directiva de la Permanente y querían hacer su cómplice a Gaviño Ambriz otorgándole una vicepresidencia, pero este la denegó al denunciar que las designaciones eran ilegales a pesar de que alguien hubiese firmado un acuerdo autorizándolas.

De entrada, el legislador perredista apuntó que la Constitución de la CDMX establece que el presidente de la mesa directiva en la Comisión Permanente no puede ser del mismo partido que encabeza la Junta de Coordinación Política (JUCOPO). Y, sin embargo, la mayoría de morena impuso a las cabezas de ambos órganos.

De nada valieron los alegatos legales. La mayoría impuso la ilegalidad.

Pero, Gaviño Ambriz, designado vicepresidente se negó a asumir el cargo en base a que la misma Constitución de la CDMX, en su artículo 29, apartado E, numeral 3, establece que en “ningún caso se podrán desempeñar cargos en el órgano de coordinación política (JUCOPO) y la mesa directiva al mismo tiempo”.

Gaviño es coordinador del PRD y por lo tanto integrante de la JUCOPO y hubiese sido ilegal aceptar la vicepresidencia de la Mesa Directiva de la Permanente. Congruencia al fin de cuentas del perredista frente al autoritarismo violador de dicha norma de los morenos.

Y así será este nuevo Congreso, el primero de la CDMX, marcado por la arbitrariedad e ilegalidad de quienes se dicen democráticos pero que en realidad son autoritarios. Para eso querían el poder?