Con la Feria del Niño Dios, más grande del mundo, se fortalece identidad mexicana, señala

Por Guillermo Pimentel Balderas

En el marco de la Feria del Niño Dios, que se llevó a cabo en la explanada de la Alcaldía de Iztacalco, Armando Quintero se comprometió a promover las expresiones culturales que fortalezcan la identidad mexicana.

En este evento, los artesanos exhibieron al Niño Dios más grande del  mundo  -será exhibido hasta el 22 de febrero-, debió ser transportado a bordo de un vehículo desde el municipio de Nezahualcóyotl, debido a su enorme peso y que representa todos los niños dios que serán llevados a la explanada de la Alcaldía de Iztacalco para que sean reparados o remozados para que estén presentables al llevarse a las iglesias católicas en ocasión del Día de la Candelaria el próximo dos de febrero.

En la fiesta, también se ofreció a los asistentes el disfrute del tamal más grande de la demarcación de 20 metros de largo por medio metro de ancho y que fue elaborado por la artesana María Estela Marina Santillán y familiares y amigos con sabores como setas, verdolagas, piña y durazno.

El alcalde Armando Quintero, aprovecho la ocasión para informar que en unas semanas concluirá una restructuración de instalaciones culturales que eran utilizadas para ofrecer servicios que nada tenían que ver con la cultura y cuya programación de actividades ya se encuentra en su fase final.

Cabe señalar que la Feria del Niño Dios concluirá el 3 de febrero y en ella se ofrecerá un concurso del Niño Dios mejor vestido.

Asimismo, dijo que el traslado del emblema católico que mide casi dos metros, fue desde el municipio de Nezahualcóyotl, el cual aseguró, será arropado a principios del siguiente mes, como lo dicta la tradición del día de la Candelaria.

Durante el evento se realizó un mega tamal que fue divido en tres partes; dulce, rojo y verde, el cual fue repartido entre los asistentes, quienes se dieron cita en la explanada de la alcaldía a las 13:30 horas.