Al celebrar este 1 de julio dos años de un rotundo triunfo electoral, el presidente Andrés Manuel López Obrador manifestó la necesidad de reformar la ley electoral con el objetivo de “erradicar por completo el fraude electoral”.

Yo me voy a constituir en el principal guardián de esa prerrogativa popular y consideraré que mi principal deber es facilitar la libre manifestación de la voluntad popular”, comentó el presidente, citando a Francisco I. Madero.

López Obrador expresó que denunciará “sin titubeos y con firmeza cualquier intento de fraude electoral” en el proceso que se llevará a cabo en 2021.

Sin dejar de respetar las normas de los institutos autónomos como el Instituto Nacional Electoral y el Tribunal electoral, estaremos atentos para que las elecciones sean verdaderamente limpias” aseguró el mandatario.