El Comité de Normalización formado para analizar las reglas de etiquetado a alimentos y bebidas aprobó el proyecto de NOM 51.

Esto quiere decir que las Secretarias de Salud y de Economía, apoyadas por organizaciones como el Poder del Consumidor, aprobaron las reglas del etiquetado que pondrá sellos de advertencias sobre excesos de azúcares, grasas saturadas y endulcorantes a alimentos y bebidas.

El texto final aún no se conoce, pero fuentes señalan que sólo tuvo cambios menores respecto al proyecto original.

No obstante, el sector privado votó en contra y criticó que las autoridades de ambas dependencias impusieron un etiquetado que no resolverá el problema de salud que sufre el País.

Asimismo, acusó que resultará en menor información disponible para los consumidores.