• Por la mala política exterior de la 4T, México será sometido a presión y polarización por parte de la administración de Joe Biden, advierten expertos

La Redacción 

El presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, apostó en las elecciones de Estados Unidos al candidato perdedor y esa es la percepción de los demócratas, a eso hay que sumar el error de no felicitar a Joe Biden como triunfador y al mismo tiempo desmarcarse de Donald Trump, por lo que expertos advierten que México tendrá que construir una nueva relación, aguantar la presión y pagar la factura de una fallida política exterior de la 4T.

“Hay un candidato triunfador en las elecciones presidenciales de Estados Unidos, Joe Biden y a partir del 20 de enero próximo habrá un cambio en la Casa Blanca, pero esto no quiere decir que se transforme la relación con México, al contrario, Biden impulsará una fuerte presión con México en temas laborales energéticos, ambientales, migratorios, de seguridad y de lucha frontal contra el narcotráfico”, aseguró José Ignacio Martínez Cortés, Profesor del Centro de Relaciones Internacionales, UNAM.

En entrevista para IMPAR, el también Coordinador del Laboratorio de Análisis en Comercio, Economía y Negocios (LACEN) asegura que, a partir de los resultados de la elección, el presidente López Obrador, tiene que tejer fino para impulsar con Estados Unidos una política de Estado la cual pueda estimular de manera homogénea temas que nos lleven a una nueva agenda con nuestro vecino del norte.

Por su parte el Doctor en Ciencias Políticas y Sociales Adolfo Alberto Laborde Carranco, señaló que en el primer momento habrá mucha polarización y roce entre ambos mandatarios. “Lo que está haciendo nuestro presidente en no manifestarse a favor del señor Biden es una muestra de que no confía en las riendas del partido demócrata en la presidencia de Estados Unidos”.

Agregó, “Esta actitud del presidente López Obrador puede traer algunas fricciones, discrepancias en el contexto del Tratado de Libre Comercio hoy en día conocido como el T-MEC, hay disposiciones en las cuales hay claras diferencias al respecto el tema laboral, las energías limpias y migración son muchos asuntos que pueden causar alguna divergencia, pero también creo que en el mediano y largo plazo puede ser una relación mucho más institucional y fluida”.

Adolfo Laborde, quien también es Maestro en Relaciones Económicas Internacionales afirmó para IMPAR, que a largo plazo se puede salvar esa tradición de llevar al término interinstitucional la solución de los problemas, porque con el señor Trump se había estado trabajando, en un sistema cotidiano, casi de monitoreo ya que México tuvo que cambiar su política migratoria, acceder a la renegociación del T-MEC y por supuesto ceder a todas otras disposiciones.

“Lo pactado con Trump va a terminar, pero esperemos que en el mediano y largo plazo se pueda tener un nivel de interlocución mucho más serio e intergubernamental que con el señor Trump, pero al corto plazo se ve una relación muy compleja a tal grado que se tendrán que cambiar los embajadores de ambos países”, finalizo el especialista.

¿México principal socio?

México podría dejar de ser el principal socio de Estados Unidos, pues si bajo el mandato de Trump el país se ha beneficiado de la guerra comercial entre Estados Unidos y China, Joe Biden, podría cambiar la estrategia comercial de nuestro vecino del norte.

“Si Trump hubiera ganado las elecciones, no creo que decidiera eliminar los aranceles impuestos a China, lo que daría continuidad a lo que vemos ahora. La guerra comercial provocó una especie de efecto secundario que benefició el comercio de bienes y servicios de México con Estados Unidos. Pero con Biden podría haber un cambio de estrategia, lo que impactará la dinámica comercial actual”, señaló Gustavo Flores-Macías, profesor de la Universidad de Cornell en Nueva York.

Sin amenazas en aranceles

El economista en jefe de BBVA México, Carlos Serrano, consideró que “la administración Biden será menos propensa a amenazas arancelarias. Biden apoyó el TLCAN original, fue de los miembros del Senado que lo votaron; apoyó el actual y está más comprometido con esta visión y con ver un país con instituciones más fuertes. Las perspectivas para el país serán mejor con la administración de Joe Biden”.

“Ahora que ya hay un acuerdo comercial, la posibilidad de ver una disrupción muy fuerte en la relación comercial entre México y Estados Unidos ya es menor. La gran amenaza que llegamos a tener con Trump que quería salirse del acuerdo se ha disipado. Pero eso no quiere decir que la incertidumbre persista en cierta forma”, comentó Serrano.