Héctor Bárcenas / @porahisinrumbo

Escuelas de tiempo completo, tiempo de escuelas, escuelas completas, completando el tiempo en las escuelas, de tiempo en tiempo a la escuela. Ya no habrá tiempo en la escuela completa. Un programa incompleto nos espera en la escuela.

Se anuncian mochadas por doquier para el sector educativo. Una lluvia de navajazos se predice para el 2021. El programa de Escuelas de Tiempo Completo que dio inicio en el 2006 está por cerrar un ciclo. Todo lo que inicia, en algún punto tiene un final y al parecer este 2021 será la fecha de cierre para este, que a los ojos de la actual administración no tiene nada de bueno.

Desde que comenzó el sexenio, Andrés cacaraqueó que se iban a barrer las escaleras, que se iba a acabar con proyectos huecos, fantasmas. Sabíamos que daba inicio un periodo lleno de acciones contundentes y radicales. Algunos machetazos prometían ser certeros y otros tantos presumían desde el comienzo fallas. Lo que me queda claro al paso del tiempo es que quienes están dando sablazos al por mayor, aquellos personajes, encargados de barrer escaleras, pasillos, patios, baños y salones de clases, entre otros tantos rincones del país; tienen problemas serios en los ojos. Tal vez, nuestro gobierno sufre de astigmatismo exacerbado o miopía; chance, traen el cubre bocas muy arriba, o que padezcan alguna infección seria en el lagrimal.

De ser aprobado el Proyecto de Presupuesto de Egresos para el 2021 que entregó el gobierno federal, se acaban las escuelas de tiempo completo. Un programa que tenía como objetivo, disminuir el rezago educativo y brindar alimento a sus alumnos, llegará a su fin. Un programa que beneficia a muchos mexicanos, que había sido auditado y que arroja resultados positivos, acabará en el bote de la basura. Las escuelas de tiempo completo no van a desaparecer porque sean ineficaces, tampoco se van a esfumar porque estén inundadas de corrupción. Simplemente es un proyecto que no se le ocurrió a la Cuarta Transformación.

A los ojos de nuestra administración es sensato y lógico desaparecer un proyecto que beneficia a montones de niños en situación vulnerable, desvanecer los recursos que abren caminos diferentes en la dinámica social y, que gran parte de estos, paran en escuelas indígenas y rurales.

Mucha coherencia en esta Cuarta Transformación, por un lado, nos anuncia el presidente que va a proponer a una mujer indígena para estar a la cabeza del Conapred y por el otro, corta recursos que posibilitan otras formas de existencia a los grupos sociales más marginados. El círculo está perfectamente cerrado con estos gobernantes. La justificación para proponer a una persona indígena como titular del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación es que sabe perfectamente de que se trata la discriminación. Hay que recortar estos programas que se aparecen como alientos de posibilidad, no se les vaya a olvidar de que va la discriminación… y luego, ¿a quién proponemos para estos organismos, que al mismo tiempo le parecen al presidente tan inútiles?

Blog: Porahisinrumbo.blogspot.com / Correo electrónico: hectorbarcenashdz@gmail.com