Rafael Lulet / @rafael_lulet

Este supermartes se realizarán las elecciones en Estados Unidos pese a todos los planes de Donald Trump por atrasar la fecha por motivo de la pandemia sin obtener éxito alguno, el Covid-19 le ha de arrebatar su reelección y con ello el seguir gobernando el país más poderoso del mundo, con todos los intentos de visitar estado por estado en estos últimos días haciéndolo sin cubrebocas por sentirse inmune después de haber estado contagiado por el SARS-CoV-2, y al ritmo de “YCMA” de Village People, no le ha alcanzado para rescatar la ventaja de Joe Biden.

Hemos de recordar el sistema electoral del país vecino para elegir a los presidentes son muy distintos al de México, debido a ser votación indirecta, o sea, el mandatario debe de ser electo por los representantes estatales del colegio de elección, y no por la ciudadanía, sin embargo tanto la Cámara de Senadores como la de Representantes si es a través del sufragio directo, sin embargo existen estados donde figuran más números representativos que otros, eso derivado de la población existente, es por eso que encontramos demarcaciones como Pensilvania, Texas, New York, Illinois, California y Florida, que tienen la mayor parte de votos en todo ese país, por eso es importante para los candidatos el ganarlos.

Quien triunfé deberá hacerlo con 270 de los 538 votos, Florida ha sido crucial para los aspirantes al poder en la Unión Americana por ser un estado “bisagra”, o sea determinante, eso ha sido en muchas elecciones pasadas, y lo pudimos observar cuando le ganó Donald Trump a Hilary Clinton, para convertirse en el presidente número 45 de los Estados Unidos, siendo el voto latino un factor determinante electoral, ahora el actual proceso ha sido sui géneris por la pandemia que ha venido a complicar la forma de llevarlo a cabo, inclusive hasta en los debates donde se dejó de llevar uno a consecuencia del contagio del actual mandatario.

La contienda ha sido muy difícil para Trump quien tenía todos los puntos favorables al principio del año, pero entre el Covid-19 y el tema del desempleo así como de la economía, lo dejaron al desnudo sin mencionar los desaciertos los cuales lo posicionaron ante la ciudadanía norteamericana como graves errores a pesar de sus discursos explosivos e incendiarios que tanto gustaron a diversos sectores de la población durante su campaña en el 2016, pero ahora han sido muy desgastados sin falta de “punch” en contra de su adversario, quien llegó a la recta final con un alto número de aceptación entre el electorado.

Joe Biden, se ha de convertir en el presidente número 46, si Donald Trump no intenta un juego sucio como los que acostumbra, ya en algunos momentos ha mencionado que no aceptará su derrota ante las urnas, manifestando un posible fraude en los votos por correo o reclamar la victoria a través de una impugnación ante la Suprema Corte, de ocurrir, sería algo sin precedente en la historia de ese país, pero nada de extrañarse ante un proceso electoral sui generis del año 2020 con todo y SARS-CoV-2.

Todos los pronósticos a favor de Joe Biden, para ser el presidente de los Estados Unidos número 46 en ese país.