Bernardo López

‘Me lleva el Tren’ es el nombre de una caverna que contiene fósiles de caracoles y crustáceos, además de rocas con estructuras que datan de finales del Pleistoceno e inicios del Holoceno, es decir hace más de 10 mil años.

La caverna fue descubierta de manera fortuita en la carretera que corre de Playa del Carmen a Tulum, cuando en la orilla de la vía se registró un hundimiento de tierra, que al principio se pensó que era un socavón. Un equipo de investigadores del Círculo Espeleológico del Mayab fue designado para realizar el trabajo de exploración.

En la oquedad también abunda la fauna, como los crustáceos ciegos, una característica de lugares que aún son ambientes sanos donde pueden crecer los animales, pues el agua también no ha sido contaminada por drenajes o residuos sólidos.

Pero la tragedia comienza aquí, pues como mencionamos al principio, la caverna tiene un nombre peculiar porque por ahí atravesará el Tren Maya, uno de los proyectos insignia del Ganso, a quien parece no importarle cuidar la riqueza de flora y fauna que hay en México. Porque una cosa es presentar el estudio de impacto ambiental y otra saber cuál va a ser el proyecto de preservación de las zonas por donde cruzará el tren.

Los especialistas recordaron que la Península de Yucatán cuenta con sistemas frágiles además de un suelo muy diferente al resto del país, por lo que todo proyecto debe ser pensado muy bien para no provocar daños.

Otra amenaza significante es a las dos reservas naturales de Calakmul y Sian Ka’an. La primera es la segunda mayor extensión de bosques tropicales de América, sólo superado por la selva del Amazonas. La reserva ubicada en Campeche concentra el 80 por ciento de las especies vegetales de la Península, además de contar con 350 especies de aves y 100 de mamíferos, y, por si fuera poco, ahí habitan el pecarí labios blancos (Tayassu pecari), tapir centroamericano (Tapirus bairdii), jaguar (Panthera onca), puma (Puma concolor), zopilote rey (Sarcoramphus papa) y pavo ocelado (Meleagris ocellata), todos considerados en peligro de extinción.

Sian Ka’an, ubicado al sur de Tulum, Quintana Roo, cuenta con ecosistemas como selva, humedales, manglares y arrecifes de corales. Una de sus peculiaridades es que lberga un sistema de ríos subterráneos de agua dulce que se interconectan con los cenotes. Es hábitat de un gran número de aves (residentes y migratorias), como el jabirú (Jabiru mycteria), además de cuatro especies en peligro de extinción: el jaguar, el tapir, el manatí y el pecarí.