• Morena, vehículo civil para darle todo el poder a castrenses. Parlamento Abierto, una simulación; aprobarán iniciativa que da control de aduanas y puertos a Semar. Jiménez Espriú se opuso y lo corrieron.
  • Siguen: todos los sectores civiles productivos del país. Peligro de un Poder Ejecutivo bajo un esquema Dictatorial. Preguntan Marinos Mercantes: ¿dónde queda eso de no mentir, no traicionar, nadie por encima de la Constitución?

Guillermo Pimentel Balderas

Organizaciones, Sindicatos y Colegios de Marinos Mercantes, advierten el peligro de que México se militarice si se aprueba el proyecto o iniciativa que reforma, adiciona y deroga diversas disposiciones de las Leyes Orgánica de la Administración Pública Federal, de Navegación y Comercio Marítimos, y de Puertos que, presentó la Diputada Federal Juanita Guerra Mena, integrante de la bancada de Morena, manipulada por Mario Delgado. Sería la puerta de entrada para que los castrenses administren todos los sectores civiles productivos del país.

Previenen que hay un peligro inminente de que tome el control del país la milicia, sin un golpe de Estado y, poco a poco, ir estatizando y militarizando México para de esta manera, asegurar el Poder Ejecutivo bajo un esquema dictatorial.

“Al parecer, el Presidente Andrés Manuel López Obrador ya tiene un compromiso con las fuerzas armadas”, señaló el Capitán de Altura Enrique Lozano Díaz, inspector de la Federación Internacional de los Trabajadores del Transporte (ITF), en entrevista con este reportero.

Se le preguntó: ¿Crees que el Presidente recapacite? ¿Le tienen confianza?

“Creo que ya quedó demostrado que no lo hará él, por alguna razón parece ya tiene un compromiso con las fuerzas armadas. En diciembre (de 2019), cuando se detuvo la iniciativa, teníamos esperanzas y con el soporte del (ex) secretario de la SCT (Javier Jiménez Espriú), al reunirse con el Presidente, se logró detenerla”.

Sin embargo –recordó- a inicios de este año renunció el secretario por no estar de acuerdo con la militarización y en la Cámara de Diputados, dijo que nunca la Secretaría de Comunicaciones fue consultada al respecto y obviamente no estar de acuerdo de ninguna manera en lo que se plantea de llevar a la militarización una actividad que es eminentemente civil. Días después, lo corrieron.

El Capitán de la Marina Mercante, dijo que sería en vano solicitar una audiencia con el Presidente. “Nunca nos ha querido recibir a los marinos mercantes.  Esa posibilidad ya la descartamos. Entonces, ¿que nos queda? las Organizaciones, Agrupaciones, Sindicatos Y Colegios de Marinos Mercantes realizaremos protestas de una manera más enérgica”, lamentó.

Lamentó que a pesar de que, en el Parlamento Abierto, quedó más que evidente que la gran mayoría de los especialistas, inclusive extranjeros, que participaron, se oponen a esta iniciativa de militarizar los puertos, la marina mercante y educación náutica, resulta más que ridículo que, con todo lo expresado, se continúe con la aprobación de esta iniciativa de ley que es inconstitucional. Se descubrió la farsa.

Asimismo, agregó que podrían solicitar a Sindicatos de Marinos Mercantes en el extranjero y a la propia OMI (Organización Marítima Internacional) que se pronuncien contra el Gobierno de México -nuevamente-, en contra de la militarización.

Pero, se le cuestionó: ¿Cuál sería la movilización de estas organizaciones de aprobarse la iniciativa? ¿Habría paros, bloqueos, brazos caídos…?

“Esta iniciativa no solo afecta a la Marina Mercante, Educación Náutica y Puertos, si no que, también, perjudica a la vida productiva del país y afectará al comercio internacional vía transporte marítimo, impactará negativamente en las inversiones y creará desconfianza de los actores en el comercio exterior”, afirmó.

En el interior del país, indicó que los sectores de comunicaciones y transportes, de salud; en sí, todos los medios civiles productivos del país serían militarizados. “Entonces, donde queda eso de no mentir, no traicionar y que nadie por encima de la constitución”, sentenció.