Los casos de COVID-19 repuntarán en México sin las pruebas necesarias y si el plan de reactivación económica de la “nueva normalidad” se interpreta como un retorno de actividades a niveles previos a la enfermedad, advierten epidemiólogos consultados por EFE.

El efecto de relajar las políticas de contención es uno de los principales hallazgos del modelo matemático SC-COSMO, liderado por Fernando Alarid-Escudero, del Centro de Investigación y Docencia Económicas (CIDE) de México, en colaboración con la Universidad de Stanford de Estados Unidos.

Encontramos que, de levantarse las estrategias de mitigación a finales de mayo, tendremos un repunte llegando a un máximo de casos confirmados. Asumiendo una misma proporción de individuos contagiosos o contagiados diagnosticados, llegaremos a un pico aproximadamente la tercera semana de junio”, expone el investigador.

México cumple una semana del arranque parcial de la “nueva normalidad”, con un plan piloto en cerca de 300 “municipios de la esperanza”, demarcaciones sin COVID-19 que no colindan con áreas con contagios.

Al mismo tiempo, afronta la fase más crítica de la pandemia del coronavirus, al acumular 65 mil 856 casos confirmados y 7 mil 179 decesos.