Las compañías de alimentos y bebidas no alcohólicas preenvasadas tendrán hasta el 31 de marzo de 2021 para incorporar en sus etiquetas figuras de alerta de contenido.

Los productores deberán alertar al consumidor si su producto tiene exceso de azúcar, grasas saturadas, grasas trans o sodio; incluso, en algunos casos deberán advertir si el producto no es apto para que lo consuman los niños debido a la presencia de cafeína o edulcorantes.

Desde el 1 de abril del próximo año, se verificará que los productos tengan de manera definitiva incluida en sus etiquetas la información comercial y sanitaria prevista en la modificación a la Norma Oficial Mexicana NOM-051-SCFI/SSA-2010.