La Coparmex demandó ayer al Gobierno federal un cambio en la estrategia para atender la emergencia por Covid-19, luego de la reducción, la semana pasada, a la calificación de deuda de México, así como a los grados de inversión en Pemex y CFE.

En un pronunciamiento, el sector patronal demandó a la Administración federal apoyos fiscales y financieros, cancelar «obras faraónicas» no prioritarias, utilizar líneas de crédito internacionales y no socavar la confianza de los inversionistas.

«La baja en las calificaciones exhibe el complejo panorama económico al que nos enfrentamos, con el continuo deterioro de las operaciones financieras y operativas de Pemex, que erosiona la fortaleza fiscal del País.

«Asimismo, el descenso en la actividad económica de Estados Unidos, nuestro principal socio comercial, que va a tener un shock en nuestras exportaciones, así como las disrupciones en las cadenas de suministro para algunas industrias manufactureras», alertó la Coparmex.

El organismo consideró que han sido nulas las respuestas gubernamentales ante los retos que vive el País por la pandemia.