La Organización Mundial de la Salud (OMS) informó que la tasa de mortalidad del Covid-19 se encontraba en un 3.4 por ciento, por lo que era más fatal que un resfriado, pero menos fácil de contagiarse.

«Mundialmente, cerca de 3.4 por ciento de los casos  de Covid-19 han muerto», dijo el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus.

«En comparación, la gripe estacional mata menos del 1 por ciento de los infectados».

Los datos analizados por la OMS toman en cuenta cifras de las crecientes infecciones en países fuera de China, donde surgió el virus, como Irán, Italia y Corea del Sur.

La agencia internacional precisó que los datos podían cambiar y variar dependiendo del lugar, pero se trataba de la primera cifra ofrecida por la OMS.