Gonzalo Molina González, vocero de la Policía Comunitaria de la Coordinadora Regional de Autoridades Comunitarias (CRAC-PC), consideró que el Estado mexicano es el responsable de orillar a una comunidad de Chilapa, Guerrero, a dar armas a 19 menores de edad.

En conferencia de prensa en la Ciudad de México, el activista argumentó que ésta es una determinación del pueblo para enfrentar a la delincuencia organizada debido a que, afirmó, las fuerzas de seguridad están coludidas.

“Es la responsabilidad del Estado al no dar seguridad en los pueblos y al permitir que se generen todo este tipo de grupos delincuenciales está ya ocasionando estas cosas”, declaró.

“Los niños tienen que crecer con su infancia, desgraciadamente ante esta situación a veces no queda otra alternativa, los ancianos también tienen que vivir su tercera edad, sin embargo, algunos están ahí de policías comunitarios enfrentando a la delincuencia, ofrendando incluso su vida por el bien de toda la comunidad”.

Molina subrayó que ésta fue una decisión de la casa de justicia de esa zona, la cual es respetada por las demás comunidades.