La miseria, la ignorancia, las enfermedades y los vicios, esclavizan a los pueblos. 

Lázaro Cárdenas, 1938 

José Manuel Rueda Smithers 

La semana pasada se abrió con una buena noticia para quienes gustan de la cultura. En homenaje por el 50 aniversario luctuoso de Lázaro Cárdenas, la casa que lleva su nombre en el Complejo Cultural Los Pinos, fue transformada en museo que quedó abierto al público, sólo con las restricciones normales de seguridad ante la pandemia.

Esta nueva opción museística en la Ciudad de México, tiene 14 salas en las que se colocaron objetos originales, como la silla que Tata Lázaro utilizó durante la presidencia; 136 reproducciones, 267 fotografías, 76 apoyos gráficos, 417 imágenes en interactivos, 14 películas y 27 acervos institucionales y privados.

La exposición ahora está dividida en cinco núcleos: “La misteriosa mecánica de la historia”, “Formación política”, “De cara a la nación”, “Hombre de Estado” y “La residencia oficial”.

“Entretejimos la biografía de la persona y el peso simbólico del personaje. Buscamos darle la palabra a Cárdenas y a los testigos de su tiempo, pero buscamos que las cédulas fueran explicativas sin ser la de una crónica, es decir, hay una traducción hecha por historiadores”, dijo Salvador Rueda Smithers, director del Museo Nacional de Historia, Castillo de Chapultepec.

El Museo Casa Lázaro Cárdenas tuvo una inversión de 9.5 millones de pesos en una extensión de 732 metros cuadrados. Rueda Smithers explicó que el desarrollo museístico estuvo a cargo de un equipo multidisciplinario de historiadores, diseñadores y museógrafos, que él coordinó junto con Juan Manuel Garibay, coordinador nacional de Museos y Exposiciones del INAH.

La Casa cuenta también con reproducciones de obras como “El retablo de la Revolución mexicana”, de Juan O’Gorman, o “Los pioneros y algunos más”, de Abel Quezada.

Algo a resaltar (no digo que sea nuevo), es la participación –en distintas cosas- de niños explicando algunos pasajes históricos, como el caso de Isabella Rueda López, de seis años, que, en una lectura breve en video, explica a los niños su visión de Lázaro Cárdenas. EXTRAORDINARIA

Homero Fernández, coordinador del Complejo Cultural Los Pinos, indicó que estará abierta de 11 a 17 horas. “El museo formará parte del Complejo Cultural, no tendrá estructura administrativa y como es una especie de museo de sitio y la exposición será permanente, sólo le daremos continuidad. La idea es seguir enriqueciéndolo de la mano del INAH”, dijo Fernández.

Respecto de Los Pinos, Salvador Rueda Smithers señaló que hay una relación entre Venustiano Carranza, quien expropió el rancho La Hormiga y Lázaro Cárdenas, porque es él quien decidió vivir en Los Pinos, y el presidente Andrés Manuel López Obrador, porque fue quien abrió el lugar al público en general.

Ese espacio remodelado aborda diferentes etapas que marcaron la trayectoria de Lázaro Cárdenas, como la creación del Instituto Politécnico Nacional o el Instituto Nacional de Antropología e Historia, tras el hallazgo de la Tumba 7, en Monte Albán.

Pero hay otro momento que se relaciona con Cárdenas: el muralismo. “El muralismo no es un mecanismo ideológico, es un mecanismo didáctico en el que se pinta en las paredes a los protagonistas de la historia de México juntos. Es decir, están juntos el conquistador y el conquistado, el que mató y el que vivió”, indicó Rueda Smithers.

En el museo también se colocaron algunas pantallas táctiles, que, de acuerdo con Homero Fernández, “fueron pensadas antes del Covid”, por lo que “la idea es poner estaciones de gel o que haya algún acompañamiento para que sea quien mueva las pantallas”. Debido a la pandemia por Covid-19, las autoridades de Salud crearon protocolos en los que se estableció que los museos deberán operar con un aforo máximo del 30%.

Lázaro Cárdenas nació en Jiquilpan Michoacán el 21 de mayo de 1895, y murió el 19 de octubre de 1970 en la Ciudad de México.