No te salves, no te llenes de calma, no reserves del mundo sólo un rincón tranquilo, no dejes caer los párpados pesados como juicios, no te quedes sin labios, no te duermas sin sueño, no te pienses sin sangre, no te juzgues sin tiempo.

Mario Benedetti

José Manuel Rueda Smithers

Este poema que antecede a la columna, viene al caso por una serie de eventos –muy positivos- que por todos lados del país se sucedieron sin pedir permisos, sin pedir publicidades especiales, y sobre todo, sin pedir límites a lo que sigue.

Primero, explico lo del poema, porque lo leí a Oscar Castillero Mimenza, Psicólogo en Barcelona y redactor especializado en Psicología Clínica, quien escribió:

“Este poema expresa la necesidad de no huir, de dejar de escapar y buscar un lugar para meramente sobrevivir. El poema nos pide luchar, afrontar lo que la vida nos echó y vivir como queramos hacerlo, con entusiasmo y buscando lograr nuestras metas”.

Así retomo los hechos que dan sentido a la semana, pues me impactó cómo cientos de estudiantes de diversas universidades e instituciones de educación superior, tuvieron logros –incluso internacionales- en su camino para salir adelante y sacar al país a lo que sigue, sin importar de qué se trate.

Trabajando en un solo equipo, generaron un modelo de inteligencia artificial, capaz de detectar cambios en la cobertura de los pastos marinos en la Reserva de la Biósfera Los Petenes, en Campeche, uno de los ecosistemas costeros menos protegidos en el planeta.

Los estudiantes mostraron la importancia económica y biológica del ecosistema, así como la necesidad urgente de preservarlo y enfatizar su potencial para mitigar el cambio climático

A través de procesos computacionales, la universidad estatal dará propuestas de desarrollo y solución de problemas urbanos y ambientales. Está en vinculación directa con la Universidad Estatal de Arizona, la Fundación Nacional para la Ciencia de Estados Unidos, y el Instituto Interamericano para la Investigación del Cambio Climático de Uruguay y la UNAM.

Vía remota, este clúster brindará servicio a distintas unidades académicas de la región, específicamente en los campos de entrenamiento en redes neuronales, deep learning, cálculos vectorizados y modelos matemáticos.

Es una alternativa a los estudiantes para incorporarse a la Cuarta Revolución Industrial o Industria 4.0, con las tecnologías de la información, la comunicación entre máquinas, la robótica, la inteligencia artificial, y el Big Data.

Enhorabuena, simplemente, los jóvenes que logran llegar a la carrera profesional, están comprometidos con ellos mismos, con su futuro, y lo mejor de todo, con el futuro de lo que estamos dejando desde ahora en el país.

VALE LA PENA