Sacerdotes y feligreses de diferentes ciudades de Nicaragua denunciaron nuevas agresiones contra templos de la Iglesia católica en medio de una ola de profanaciones hacia el patrimonio de dicha religión en el país centroamericano.

Fieles católicos reportaron agresiones, robos o asedios ocurridos el domingo en parroquias ubicadas en los municipios de Ocotal (norte), Santa Rosa del Peñón (Pacífico), Jinotega (norte), y Managua.

En la parroquia Nuestra Señora de la Asunción, de Ocotal, cerca de la frontera con Honduras, desconocidos robaron el Cirio Pascual, y lanzaron heces fecales con tierra hacia el Santísimo Sacramento, dijo a EFE una fuente encargada del templo.

Mientras, en Santa Rosa del Peñón, un pequeño municipio ubicado en el noroeste de Nicaragua un hombre irrumpió en medio de la misa dominical en la parroquia Santa Rosa de Lima, lanzó una piedra que destruyó la urna del Cristo Yacente, y posteriormente tiró un objeto de metal hacia el presbítero Gelvin Vega, según denunció el mismo sacerdote.

El ataque en Santa Rosa del Peñón quedó grabado en un vídeo en el que se observa al hombre perpetrar el ataque ante la mirada incrédula del sacerdote y sus ayudantes, quienes logran esquivar el objeto de metal.