El secretario de Relaciones Exteriores, Marcelo Ebrard, entregó este lunes una nota diplomática a Estados Unidos por el operativo “Rápido y Furioso”.

Entre los años 2007 y 2009, el Gobierno de Estados Unidos ingresó de manera ilegal más de dos mil armas de fuego a México con el objetivo de  recolectar y generar evidencia judicializable para detectar, detener y llevar a juicio a los traficantes de armas.

Estados Unidos introdujo detectores electrónicos en armas comercializadas en la frontera para rastrear su movimiento y actuar contra los culpables.

No obstante, estas armas han sido empleadas para cometer diversos delitos, tanto en México como en Estados Unidos”, aseveró Ebrard Casaubón.

El secretario manifestó que dicha acción provocó la pérdida de vidas mexicanas y estadounidenses, además de que no ha cumplido con su objetivo, “tan es así, que el tráfico ilícito de armas ha seguido creciendo en los últimos años”.