La economía de Japón ingresó en fase de recesión, por primera vez desde 2015, ante un retroceso de 0.9% entre enero y marzo de este año, en plena pandemia de coronavirus, de acuerdo con datos oficiales divulgados el lunes.

La tercera mayor economía del mundo ya se había contraído 1.9% en el cuarto trimestre de 2019, antes del inicio de la pandemia, como resultado del impacto de tifones y un marcado aumento en los impuestos.

La recesión ocurre formalmente cuando una economía registra dos trimestres consecutivos de retroceso, aunque en el caso japonés diversos analistas apuntan que el país aún experimentará efectos dramáticos de la pandemia de Covid-19

«Tenemos la expectativa de que lo peor aún esté por llegar, con el estado de emergencia en Japón y la severidad de la pandemia entre las naciones occidentales que continúan descarrilando la economía japonesa», dijo Naoya Oshikubo, economista senior de SuMi TRUST.

Sin embargo, el resultado del primer trimestre fue ligeramente mejor de lo esperado por analistas, que habían pronosticado un retroceso del orden de 1.1%.