Andrés Suárez Ramírez

La vida del jugador argentino, Diego Armando Maradona estuvo acompañada de buen fútbol el cual circulaba por sus pies, pero algo que también lo acompañó fueron sus declaraciones tanto en el campo de juego como en su vida personal.

A la edad de los 11 años Diego Armando fue entrevistado luego de descubrir el gran talento que tenía para dominar el esférico, sus primeras palabras como niño fueron; “mi primer sueño es jugar en el mundial, poder ser campeón como mi país”.

Cuando jugó en Argentinos Juniors comentó: “vengo a demostrar que soy el mejor, no solo de mi equipo sino el mejor para mi país”.

En el Mundial de España 1982, Argentina fue eliminada por Brasil y Maradona fue expulsado, su única declaración después de ese encuentro fue; “lo que nos pasó hoy nos dolió bastante, pero estoy seguro de que vamos por la revancha en el siguiente Mundial y lo vamos a ganar”.

Fue en el Mundial de México 86 cuando Argentina finalmente fue campeón del mundo derrotando a los alemanes en el Estadio Azteca, mismo campo que vio uno de los goles más soberbios frente a Inglaterra el cual empezó tres cuartos atrás de la media cancha.

“El gol contra Inglaterra es uno de los más hermosos, y no porque lo haya anotado yo sino porque necesitábamos todos los amantes del fútbol una emoción de ese tamaño. Por eso la afición tiene ídolos que pueden hacer ese tipo de genialidades”.

En ese mismo encuentro ante los ingleses, Maradona también metió uno de los goles más polémicos y que fue bautizado como la “Mano de Dios”, después de mucho tiempo el astro argentino reconoció que si metió la mano.

“La verdad es que fue mano, tengo que pedirles perdón a los ingleses, pero si lo volvería hacer una y otra vez”.

En el Mundial de 1994 el “Pelusa” fue suspendido luego de dar positivo a lo cual pidió disculpas a todos los argentinos de lo ocurrido; “la verdad es que tengo que decirles a los argentinos que no me drogue, jugué con el corazón. La FIFA me cortó las piernas”.

Después de retirarse de las canchas sus comentarios polémicos siguieron, en 1996 visitó al entonces presidente de Cuba, Fidel Castro en donde criticó muy fuerte a otros cubanos que habían abandonado el país, en caso concreto de Celia Cruz.

“Yo no entiendo como esa señora dijo que amaba a Cuba y ya no está aquí, es una traidora, es un gorila con peluca”.

Diego Armando siempre mostró una gran inclinación por la izquierda en la política y fue gran amigo de Fidel, Hugo Chávez y hasta de Nicolás Maduro.

Una de las frases más importantes en 2001 fue en el juego de su retiro cuando en la Bombonera de Boca Juniors dijo; “yo cometí un gran error y lo estoy pagando. El fútbol es el deporte más hermoso del mundo y la pelota no se mancha”.

Cuando dirigía en Dorados de Sinaloa durante el 2018 dijo que nunca se retiraría del futbol, siempre estaría presente de cualquier manera.