• Jugadores del LA Galaxy aseguran ya no aguantar la actitud de Javier Hernández
  • La ausencia del gol está cerca de regresarlo a la banca

Andrés Suárez Ramírez

El delantero mexicano Javier Hernández que trata de vivir la última etapa de su carrera en el fútbol de los Estados Unidos, no es del todo agradable con el LA Galaxy, a principio fue criticado por las insistentes fallas que ha tenido frente a la portería, pero en esta ocasión se trata del ego que rodea al mexicano y que no le permite tener una buena comunicación con sus compañeros.

El “Chicharito” llegó con bombo y platillo a la MLS, sobre todo con la salida de la figura del Galaxy Zlatan Ibrahimovic, la afición entendió y tomó de la mejor actitud que Hernández sería el encargado de hacer los goles con el equipo, además de ser el capitán, pero las insistentes fallas en la cancha han causado la molestia del público.

Actualmente “Chicharito” ha marcado únicamente seis anotaciones en comparación a su antecesor quien marco 53 dianas, pero el rendimiento no ha sido el único factor por lo cual el mexicano se encuentra en la polémica.

El segundo factor se trata del ego con el que cuenta, la comunicación con el resto del plantel es poca, únicamente se limita a hacer comentarios con ellos en el terreno de juego, cosa contraria es con su compatriota, Jonathan Dos Santos con el cual se le ve platicando como buenos amigos en todo momento.

La prensa local afirma que el mexicano tiene una conducta parecida a la de Cristiano Ronaldo o Messi.

Actualmente el Galaxy se encuentra en la última posición de su conferencia con 15 unidades, alejándolos de los playoffs.

La ausencia del gol es algo que en la carrera del mexicano es constante, en sus equipos anteriores su sequía sin anotar ha originado que de titular pase a ser suplente, en el 2016-2017 cuando jugaba en el Bayer Levekusen tuvo 15 partidos sin meter goles lo cual trajo como consecuencias su salida del club y disgusto de su entonces entrenador.

En el 2012-2013 con la playera del Manchester United, también se mantuvo 15 encuentros sin anotar y un año después fueron ocho encuentros sin marcar.

Con el Real Madrid otro equipo donde jugó el máximo anotador de la Selección Mexicana, tuvo los mismos 14 partidos sin poder anotar un solo gol.

En su última etapa en Europa con el Sevilla pasaron ocho encuentros para poder festejar una anotación, el tiempo para el mexicano en la MLS se la acaba y cada vez pierde la titularidad.