Andrés Suárez Ramírez

Tras la cancelación del Clausura 2020 por la situación de la pandemia del COVID-19, los equipos de la Liga MX se enfrentarán a duras pruebas, una de ellas será mantener a los patrocinadores para la siguiente temporada que comenzará en agosto.

Según la información de la Liga MX, terminar con el torneo al no haber garantías por el tema del COVID-19, trae consigo un riesgo que va de 35 a 40% de ingresos de patrocinios por equipos, por lo cual los departamentos de creatividad tendrán que pensar en estrategias para mantener a sus patrocinadores.

La Liga MX asegura que el principal problema no es que los logos de las diferentes empresas estén en los jerséis de los diferentes equipos, el principal problema es la gente que no estará en los estadios para el siguiente campeonato, uno de los principales pilares para comprar un artículo deportivo.

“Con gente en los hospitales va a ser complicado, es tiempo de que los clubes le den la importancia a los pequeños patrocinadores, ahora tendrán que trabajar en las redes sociales con campañas más intensas, pueden tener un 60% de recuperar la inversión”, publicó la agencia Patriota en un comunicado.

Las principales marcas en el balompié nacional como Adidas, Nike, Under Armour, Umbro y Charly, comienzan a ver por sus intereses, por lo cual es muy probable que ya no sigan trayendo ese patrocinador.

“Algunos clubes de la Liga MX han sido avisados por patrocinadores que ya no van para la siguiente temporada, aunque tengan contrato, incluso se está viendo como terminar la relación en buen término. Muchas marcas no solo están viendo por sus intereses con los equipos, también los grandes patrocinadores la Liga MX, no les gustó como terminó esto y no van a querer seguir”, señaló una de las marcas deportivas.

Algunas de las marcas también se han quedado sin que les paguen en totalidad su contrato, muchos de los pagos son trimestrales, en marzo fue cuando recibieron el primero, aunque no hay claridad de cuando se efectuarán los pagos restantes.

Durante el lapso de descanso y reacomodo de logística del Apertura 2020, se espera una pérdida de patrocinio deportivo de un 37 por ciento ocasionado por la pandemia, según el estudio de marketing por Two Circles.

Francisco San José Cabestany, catedrático de Mercadotecnia Deportiva de la Escuela de Ciencias de la Universidad Anáhuac, presentó un panorama para el torneo mexicano; “tenemos que ver cuáles son las empresas que se quedan y después ver bajo qué condiciones se permanecen, muchos no van a poder pagar las cantidades que piden, más porque son empresas mundialmente conocidas, muchos equipos van a tener que buscar otros planes”.

“Habrá que ver cuantos patrocinadores resisten porque la pandemia no solo trae una cuestión de cese de actividad física sino económica cuando empiecen a presentar la contabilidad relativa a ese trimestre”, agregó.

Otras de las modificaciones para la siguiente campaña por parte de algunos de los equipos es no presentar nuevos modelos de playeras, ya que ese será otro gasto el cual no tienen contemplado en este momento.

Los daños colaterales también se ven en la gente que trabaja durante un juego de fútbol, lo generado durante el 2018 es la creación de 193 mil empleos y una derrama salarial de 25 mil millones de pesos.

Negocios de comida, venta de bebidas, playeras y banderas de los equipos, aunado a las transmisiones también generan una perdida; en el 2018 de acuerdo a un estudio realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi) se llegó a 55 mil 800 mdp, cantidad a la cual no se llegará en este 2020.