Gerry Padilla

La semana 11 de la NFL abrió con uno de los juegos más atractivos y esperados, se enfrentaron los dos conjuntos más fuertes de la división oeste de la Nacional, entre los Seattle Seahawks y los Arizona Cardinals los dos llegaron con la misma condición de juegos ganados y perdidos 6-3 para cada uno, con la victoria, el conjunto de Seattle por 28 a 21 se despegaron a un juego de Los Angeles Rams, que en la semana pasada sufrieron la derrota que les quitó la calidad de líderes divisionales.

Russell Wilson, quarterback del equipo de Seattle Seahawks se despachó con 197 yardas aéreas 23 pases completos de 28 intentos para un 82.1% de promedio y dos pases de anotación repartidos para sus dos receptores favoritos, Tyler Lockett y D.K. Metcalf, 113 yardas por aire y 12 recepciones combinadas entre estos dos receptores, en contraparte los Cardenales de Arizona, con la derrota se posicionaron en el tercer puesto de la división, esperando lo que pueda hacer hoy Los Angeles Rams, cuando visiten hoy a los Bucaneros de Tampa Bay de Tom Brady.

Para el juego tradicional de “Monday Night Football” Los Bucaneros de Tampa Bay recibieron a Los Angeles Rams, con una buena actuación de la defensa de los Rams, ya que cuentan con uno de las mejores alas defensivas que existe hoy en día en la NFL, Aaron Donald, esta temporada ha conseguido hasta el momento 9 capturas al mariscal de campo y 25 tacleadas, y no solo eso, la defensiva de Los Angeles tienen una de las mejores defensas defendiendo el pase poseen uno excelente perímetro, comandado por Jalen Ramsey y Darious Williams que entre los dos cuentan con 5 pases interceptados.

Por otro lado, la línea ofensiva que los Bucaneros de Tampa Bay, tuvo que contrarrestar el poder de los frontales defensivos de los Rams, y así brindarle un partido tranquilo para Tom Brady, que necesitó de esa protección de su línea ofensiva para poder encontrar a sus receptores, cosa que no fue fácil por la complejidad de atacar al perímetro de la escuadra “Angelina” pero aun así el quarterback de Tampa Bay, Tom Brady tiene 2 mil 739 yardas por aire 254 pases completos, 23 anotaciones por aire y solo 7 pases interceptados, un promedio de cada 14 partidos que sufre una intercepción.

El equipo de Tampa Bay, necesita de esta victoria para seguir peleando el liderato de la división sur de la Nacional, y Los Angeles Rams, de igual manera necesitan conseguir el triunfo, así que vimos un partido de playoffs adelantado en noviembre.