A pesar de los costos millonarios de rehabilitación, las deudas que acarrean y el déficit de gas natural para operarlas, el Gobierno federal reactivará las plantas de fertilizantes adquiridas en la Administración de Enrique Peña.

En conferencia, el Presidente Andrés Manuel López Obrador reconoció que estas plantas se encuentran en total abandono y que las deudas por su adquisición rebasa los 18 mil millones de pesos.

«Ya tomamos la decisión de echarlas a andar y vamos a tener fertilizante mucho muy barato para los productores pequeños de básicos», planteó el Mandatario.

Desde junio, AMLO informó que se revisarían los casos de las plantas en Lázaro Cárdenas, Michoacán; Pajaritos, en Coatzacoalcos, Veracruz; la de Camargo, en Chihuahua, y la reserva de roca fosfórica, en Baja California Sur.

Las más cuestionadas son Agro Nitrogenados y Fertinal, que han sido centro de escándalo de corrupción que involucra a funcionarios del sexenio pasado y a empresarios, por el sobreprecio que el Gobierno pagó por ellas.