El senador Eduardo Ramírez Aguilar aceptó que hay un grupo en Morena que no simpatiza con su llegada a la presidencia de la Mesa Directiva del Senado de la República.

Apuntó que hay inclusión en el partido y en el Senado, por lo que todas las voces serán escuchadas en el Pleno.

Es un grupo que ha mantenido una diferencia en lo interno, pero ha acompañado en las reformas importantes de México, en lo que todos estamos comprometidos”, refirió.

Estoy buscando a cada uno de ellos, me voy a reunir con todos, es la mejor forma de demostrar la inclusión, escuchar cuáles son las propuesta legislativas que tienen como prioridad y va a ser un papel que voy a desempeñar con responsabilidad y oficio político”, afirmó.

“Siempre he apostado por la conciliación, la buena política, ser decente en los acuerdos y mantenerlos. Esas credenciales me apoyaron”, argumentó.