Un ¡¡¡goyaaaa…!!! resonó luego de las palabras del senador Ricardo Monreal: Nadie ajeno a la UNAM tiene el derecho a tener injerencias indebidas. Ni partidos políticos, ni organizaciones sociales ni personas en lo individual.
Lo que debe estar por delante, en estos momentos -afirmó-, son la tolerancia, la perseverancia y la prudencia.

Y es que, minutos antes, en el Senado de la República, la presidenta de la Mesa Directiva, Mónica Fernández Balboa, refrendó la solidaridad y respaldo a la autonomía de la Máxima Casa de Estudios, ante los momentos aciagos que atraviesa.

Esto se dio durante la firma de dos convenios de colaboración, entre la Cámara alta y la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), a propósito de fortalecer las actividades legislativas del Senado de la República, para hacer a este órgano legislativo más transparente, profesional y cercano a la sociedad.

En síntesis, se trata de nuevos instrumentos para institucionalizar el modelo de Parlamento Abierto que ha adoptado la LXIV Legislatura.

Ante el rector Enrique Graue, el presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal, dijo que sí bien es correcto aceptar reclamos de causas legitimas, como las del movimiento en contra del acoso sexual hacia mujeres, no se puede admitir, so pretexto, que la violencia se vuelva una práctica cotidiana en la Universidad.

Recordó que hace unos días en la Cámara de Senadores hubo un pronunciamiento unánime, para exigir a todos los actores sociales y políticos el respeto a la autonomía de la UNAM y a sus autoridades. Nadie ajeno a ella tiene el derecho a tener injerencias indebidas. Ni partidos políticos, ni organizaciones sociales ni personas en lo individual, advirtió.

El legislador destacó que Enrique Graue es un hombre prudente, cuidadoso e inteligente, por lo que confió en que pronto recobre la normalidad en la Universidad Nacional.

El conocimiento y la inteligencia debe orientarnos en nuestros pasos y no la violencia. México está en un proceso de transformación profundo y obviamente saldrá adelante, y la UNAM también.