La labor de prevención y control contra la COVID-19 ha alcanzado importantes logros estratégicos. El país en su conjunto promueve de manera activa y ordenada la vuelta al trabajo y a la producción, y la economía social vuelve a su ritmo gradualmente. Tras un retraso de más de dos meses, las dos sesiones están a punto de iniciar. Dado lo especial de la coyuntura, su realización es primordial y la población la espera con impaciencia.

2020 es el año en que China debe alcanzar la meta de una sociedad modestamente acomodada y la victoria final sobre la pobreza. Esta última comenzó con el XVIII Congreso Nacional del Partido Comunista de China a nivel nacional. En solo unos años, las condiciones de vida y producción en zonas desfavorecidas han mejorado significativamente. A fines de 2019, 93 millones de personas salieron de la miseria, esto es el 97% del total.

La epidemia trajo consigo grandes desafíos en el ámbito de desarrollo social y económico de China. En la actualidad, el país no solo debe continuar con la tarea de prevención y control, sino también responder a la presión de una ralentización económica, formular ajustes integrales y sistemáticos en la política financiera, incentivar el desenvolvimiento estable de la economía y de la sociedad, y velar por el bienestar del pueblo: Todos estos aspectos necesitan de las dos sesiones para llegar a buen puerto.

¿Cómo superar los efectos adversos de la epidemia y planificar el futuro avance de China? Cada legislador y asesor tiene una enorme responsabilidad a cuestas.

El borrador del primer Código Civil de la República Popular China se debatirá en la III Sesión de la XIII Asamblea Popular Nacional, para dar paso a su publicación posterior. El cuerpo legal conocido como «enciclopedia de la vida social» guarda una relación estrecha con diferentes aspectos. El proyecto encarna los principios de «igualdad» y «protección», y responde a las necesidades prácticas de la sociedad actual, llámense derechos individuales como a la reputación y a la privacidad. Además, la regulación ampara por primera vez la protección de datos y propiedad virtual, y estipula la prohibición de arrojar objetos desde edificios, entre otras disposiciones.

El 2020 es el último año del XIII Plan Quinquenal y el de preparación para el XIV, con lo cual el tema toma gran relevancia en las citas legislativas. El XIV Plan Quinquenal sigue al anterior con respecto a la transformación y mejora industrial, impulso del desarrollo económico de alta calidad y fortalecimiento de la protección ecológica y ambiental. Asimismo, se requiere una adaptación al nuevo contexto local e internacional. Por ejemplo, un especial énfasis a la demanda interna, el aprovechamiento de su potencial y el cultivo de la innovación independiente.

La inauguración de las dos sesiones marca el inicio de una nueva fase de recuperación de las actividades económicas y sociales, así como una normalización de la tarea de prevención y control de la epidemia. Esto indudablemente brindará tranquilidad a la población, aumentará su confianza en la pronta restauración del orden económico y social, y ofrecerá una mayor esperanza en la lucha global contra la COVID-19 y la recuperación económica.

Mira el video aquí: http://spanish.china.org.cn/china/txt/2020-05/20/content_76066622.htm