A partir de hoy, todos los comercios israelíes que están a pie de la calle pueden reabrir sus puertas, en un nuevo paso hacia la normalización del país, que registra hasta ahora 200 muertos y más de 15 mil contagiados por la pandemia del coronavirus.

Tras una semana de la retirada de las mayores restricciones del confinamiento, el gobierno israelí puso el pie en el acelerador y este domingo, primer día hábil de la semana en el país, abrieron la mayoría de los comercios al público, que se hace más presente en las calles y que va recobrando una sensación de normalidad.

La normalidad, aún lejana ante la ausencia de turismo y básicamente cualquier forma de vida cultural, cuenta hoy con comerciantes con mascarillas, clientes haciendo fila fuera de las tiendas para entrar y con un intento, no siempre exitoso, de respetar las normas de distanciamiento social impuestas por el Ministerio de Sanidad.