????????????????????????????????????
  • Sigue deterioro en confianza a instituciones, señala OCDE

Por Guillermo Pimentel Balderas

Rebeca Gómez Martínez, magistrada del Tribunal de Justicia Administrativa de la Ciudad de México, fue muy clara y concisa al asegurar que México es uno de los países más corruptos del mundo, conforme a diversos estudios internacionales.

Definió a la corrupción como “el abuso del poder público para la obtención de un beneficio privado” y señaló a la prevención, la penalización, la aplicación de la ley, la recuperación de los activos y la cooperación internacional como factores relevantes para combatir la corrupción.

En tanto, Jacobo García Villareal, especialista en Política de Integridad y Compras Públicas de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económicos (OCDE) en México para América Latina, aseguró que a pesar de que desde 2013 ha habido un repunte a nivel mundial en la lucha contra la corrupción, “en México seguimos viendo un deterioro en la confianza en las instituciones”.

Informó que esta institución agrupa a 36 países miembros y tiene como misión promover políticas públicas para mejorar el bienestar económico y social de las personas alrededor del mundo.

Resaltó que esta organización cuenta con un presupuesto anual de 360 millones de euros, con el que operan 300 comités y grupos de trabajo en todos los países miembros, que publican un total de 250 estudios al año.

Recordó que la OCDE ha trabajado en temas de transparencia desde hace dos décadas, y que ésta es una herramienta para reducir la corrupción, mejorar la relación entre gobierno y ciudadanía, incrementar la confianza de la población en las instituciones, crear capital social y permitir una mayor participación de la ciudadanía en la toma de decisiones de gobierno.

A su vez, el diputado Mauricio Tabe Echartea, coordinador de la fracción parlamentaria del Partido Acción Nacional (PAN), advirtió sobre los riesgos del Sistema Anticorrupción Local, relacionados con el menosprecio y deslegitimación a los órganos autónomos, a partir de un discurso presidencial de austeridad y racionalidad de recursos.

“Implican una serie amenaza al sistema de contrapesos en la ciudad y al país. Hay que cuidar ese riesgo político”, expresó el legislador y, se pronunció por evitar el desmantelamiento de las instituciones y procurar su fortalecimiento, para mejorar la rendición de cuentas y vigilar el desempeño de quienes ocupan un cargo público, a fin de combatir y prevenir la corrupción.

En su momento, la Comisionada Ciudadana del INFO CDMX, Elsa Peralta Hernández, quien fungió como moderadora de la segunda mesa de análisis denominada  “Transparencia y rendición de cuentas en el combate a la corrupción”, expuso que entre más transparencia, hay menos corrupción.

Argumentó que “la transparencia legitima, consolida a las instituciones” y destacó la importancia de este foro para la construcción e implementación del Sistema Anticorrupción en la capital.

“S todos hacemos nuestro quehacer para reducir la corrupción, mejoraríamos las relaciones entre gobierno y ciudadanía, realizaríamos un adecuado monitoreo de la gestión gubernamental, empoderaríamos a los ciudadanos y crearíamos un capital social que se traduciría en confianza. Lo principal es que nos rescatemos todos de este flagelo de la corrupción”, expresó.

Al tomar el micrófono, Raúl Contreras Bustamante, director de la Facultad de Derecho de la UNAM, afirmó que “el servidor público tiene que saber que se debe a la soberanía popular y tiene la obligación de rendir cuentas”; además, refirió que se han cambiado los planes de estudio en este campus para procurar la generación de ciudadanía.

Dijo que las sociedades democráticas funcionan por convicción o por coerción, y que las sociedades más cultas y evolucionadas son las que funcionan por la convicción de la conveniencia de seguir las normas.

Expuso que a pesar de que la corrupción en este país tiene hondas raíces históricas, “México tiene hoy la necesidad de ser transparente”, por lo que será muy importante mejorar los parámetros para el combate a la corrupción.

 Después, Rosa María Cruz, integrante del Comité de Participación Ciudadana del Sistema Nacional Anticorrupción, hizo una distinción entre transparencia y rendición de cuentas, y aseguró que la transparencia no basta por sí sola.

“La rendición de cuentas es la obligación de la autoridad a dar cuentas de sus actos entre la ciudadanía”, definió, y aseguró que ésta es fundamental para evitar la corrupción.

Vania Pérez Morales, coordinadora del Proyecto de Integridad y Fortalecimiento de Transparencia del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD), resaltó la importancia de la integridad en el sector público, privado, academia y sociedad civil, como valor para prevenir la corrupción y la opacidad.

Señaló que la corrupción es uno de los principales retos que se enfrentan a nivel global, no sólo en México. “La corrupción empeora cuando hay desigualdad y es un reto de complejidad mayúscula”.

Indicó que la corrupción se relaciona con los altos índices de impunidad y con la falta de rendición de cuentas, y que ésta se manifiesta no sólo en las cúpulas de poder o en las grandes empresas, también en los actos a menor escala que efectúa la ciudadanía.

Los anteriores posicionamientos, se dieron en el marco del foro Sistemas Anticorrupción: retos, perspectivas y experiencias, organizado por el Instituto de Transparencia, Acceso a la Información Pública, Protección de Datos Personales y Rendición de Cuentas de la Ciudad de México (INFO CDMX) y el Congreso capitalino.