Legisladores de Oposición advirtieron que fue un error, un absurdo y un capricho del Presidente Andrés Manuel López Obrador tratar de vender el avión presidencial para luego regresarlo a México por falta de comprador.

Este martes, el Gobierno federal reconoció que se gastaron 30 millones de pesos durante la estancia del avión en Estados Unidos en espera de un comprador.

Los legisladores coincidieron en que fue una decisión costosa para el país y llamaron a darle uso a la aeronave, en lugar de que esté parada y generando, de todos modos, un gasto.

El senador del PAN Damián Zepeda señaló que la decisión de no usar el avión tuvo un costo de 30 millones de pesos, lo que resultó ser un absurdo.

«Las ocurrencias siguen costando a los mexicanos. El avión no es nuestro, es un arrendamiento, sí costoso y no se debió adquirir, se debió aprovechar. Nos costó el manejo y ahora vamos a un remate con un costo castigado. Es un absurdo y la ineficiencia cuesta», criticó.