El Presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ha ordenado a las fuerzas de la ley «disparar a matar» a aquellas personas que violen los requisitos de la estricta cuarentena por la pandemia de Covid-19.

«No dudo. Mis órdenes son para la Policía y el Ejército, si hay problemas o surge una situación en que la gente pelea y sus vidas están en peligro, disparen a matar», aseveró el Mandatario en un discurso televisado.

«Muerto. A cambio de causar problemas, te enviaré a la tumba», amenazó Duterte el mismo día en el que una veintena de personas de la barriada de San Roque, en Manila, protestaron sin permiso ante la Policía para exigir ayuda oficial ante la crisis.

El cierre de gran parte del país, incluido Manila, y las estrictas normas de cuarentena y confinamiento han impedido que millones de personas que subsisten día a día en los barrios más pobres de la capital encuentren cómo ganarse la vida.

Duterte acusó a grupos civiles de izquierda de instigar la protesta.