Creo que hay ciertos delitos que no puede tocar la ley,

y que por lo tanto, en cierta medida,

justifican una venganza privada.

Sherlock Holmes

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector, gracias. Desde que llegó la 4T, estamos girando en una espiral a la que no se le ve fin, es cierto que se venían arrastrando problemas graves que dejaron sexenios pasados, corrupción incontenible, impunidad, la inseguridad creciente, el narcotráfico y la perdida de territorios, un sistema de salud frágil y desangrado por años, pero estos factores son los que le abrieron la puerta a López Obrador.

A más de dos años de que los morenos ganaron la elección del 2018, no hay resultados positivos en la mayoría de los rubros que prometieron y lo poco que se consiguió se ha ido diluyendo ante el discurso ramplón que todos los días nos recetan desde Palacio Nacional. Un gobierno no se puede fincar en logros efímeros como quitar pensiones a expresidentes, ni dejar de viajar en un avión presidencial que ya salió el triple de caro, mucho menos en detener una obra como el Nuevo Aeropuerto según por corrupción, pero al final no se encontró nada.

Los programas sociales de López son una buena alternativa en una economía sana para llevar un poco de bienestar a los que menos tienen, pero ante una crisis económica ese reparto clientelar, electorero e indiscriminado, porqué en eso los han convertido, resultan nada para paliar una crisis que apenas comienza, sin trabajo, sin dinero y muchos dependientes de la 4T y de los programas de López, pues nos tiene donde quería.

Este panorama sombrío es el que mejor le sirve a López Obrador y los suyos, qué importan los muertos, qué importan los despedidos. Al paso del tiempo vemos como el presidente tenía razón, a ellos les cayó “como anillo al dedo” porque ya tiene más dependientes para la elección del año que viene. Pero el sufrimiento, dolor y desesperación de los mexicanos les va a caer a los superiores morales, a los que según su narrativa son los que se desviven por el pueblo.

La pinza se cierra en la parte política y ahora tiene sujetos a los que deberían ser oposición al régimen, en las cámaras, en los partidos políticos, no pueden ni moverse porque ellos mismos se pusieron la camisa de fuerza por tanta corrupción tan solo en los dos últimos sexenios y ese fue el motor que terminó por impulsar a López a la presidencia.

Ahora con el caso Lozoya y de García Luna los tiene sujetos para el año que viene, de por sí era grande el estigma de corruptos que cargan los del PRI y del PAN, ahora al menor intento de querer levantar la voz, su discurso se va a desarticular con la fuerza de la imagen de los nuevos videoescandalos, dígame sino estimado lector, López los tiene donde quería.

Así que el pueblo depende más que nunca de los programas sociales, pobres y sin trabajo, más una insipiente oposición derrotada desde ahora por sus errores del pasado, el panorama es desolador. La única alternativa será apelar a la evaluación y buena decisión del electorado y si no habrá 4T para rato.

Entre Palabras

El que se encuentra muy nervioso por los nuevos videoescandalos, es el gobernador de Puebla. ¿Pues no que muy íntegros, probos e impolutos?

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.