A nadie le gusta morir, creo… 

Pero creo que hay que esperar con dignidad la muerte, 

que no sabemos lo que es 

¡Nadie sabe lo que es el otro mundo! Nadie. 

Ernesto Sábato 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Estimado lector, gracias. Hace cuatro años viaje al rancho de Vicente Fox Quesada en Guanajuato, un lugar imponente, con instalaciones de primer mundo, nunca supe que se investigaba en el Centro Fox, pero se veía que había dinero. Su enlace de comunicación social nos dio un recorrido y nos mostró un despacho, una réplica del que utilizó en su mandato. Luego titubeante me pidió que al inicio de la entrevista lo presentara como “presidente” y no como expresidente, así le gusta al señor. 

Lo resolví lo mejor que pude, y al inicio de la entrevista lo presenté como Vicente Fox Quesada, presidente de México en el periodo 2000 al 2006, nadie se quejó, pero la lección fue que ese despacho y ese título de nobleza le habían dejado una profunda cicatriz al ejercer el poder y debe ser muy difícil desprenderse de ese poder, sobre todo saberse generador de una alta expectativa que terminó en una fiesta, un fracaso para México y el panismo. 

Cuando Felipe Calderón Hinojosa se instaló en el poder con la ayuda de empresarios y del mismo presidente Vicente Fox en el 2006, nos recetó la frase de “haiga sido como haiga sido”, se encerró en Los Pinos, se rodeó del Ejército, se declaró una guerra y se desparramó el narcotráfico, muerte dolor y luto por todo el territorio nacional, inocentes muertos por todos lados fueron tratados de daño colateral, Calderón y los suyos se embelesaron con el poder e igual que su antecesor quería perpetuarse. 

En ambos casos, tanto Fox como Calderón, intentaron que sus esposas, sus primeras damas jugaran como candidatas a la Presidencia de la República, no soltar el cargo ni para los de su partido. Solamente la sombría Margarita Zavala lo logró en el 2018, no por el PAN sino por la vía independiente, lo que resultó un ridículo para el matrimonio. Pero la otra, Martha Sahagún, no necesitó ser candidata, ella ejerció el poder y manipuló a Vicente Fox por lo menos tres años. 

Esos fueron los años del panismo en la presidencia, en unos cuantos párrafos no alcanza para describir ni criticar doce años en que prometieron un cambio y simplemente no llegó. La ciudadanía cansada de tanta violencia, de tanto reguero de sangre y miles de difuntos votaron de nuevo por los de siempre, el nuevo PRI, que regresó para gobernar 6 años con impunidad para los amigos de Peña Nieto, ahí están las evidencias que no son pocas. 

Pero los que se fueron, juraron regresar a la silla presidencial, tanto los foxistas que se fueron apagando, como los calderonistas que pretenden salvar a México en gran parte de lo que ellos crearon. A los segundos los terminó por echar la avaricia de Ricardo Anaya, rompieron lo que les quedaba del PAN, los calderonistas sabían que al salir de ese instituto e ir con Zavala como candidata la suerte estaba echada, la presidencia sería para Andrés Manuel López Obrador. 

Así lo decidieron y López los aplastó, los derrotó moralmente como se los canta en la cara cada que puede y no han podido levantarse. Los calderonistas quisieron seguir el ejemplo de Morena y crear México Libre, pero Calderón no es López y la gente tiene memoria, de nuevo fallaron en el intento, el INE y los tribunales les negaron el registro partidista. 

Las circunstancias del contexto político les juntan de nuevo el camino, los panistas y los calderonistas se necesitan para sobrevivir, para ser competitivos y no hacer el ridículo en las intermedias del año que viene, a ellos se van a sumar otros partidos muy debilitados, esperando que el electorado corra a sus brazos por los resultados de la 4T, insisto la gente tiene memoria. 

Hay que mirar hacia Latinoamérica y entender que el fracaso de los populistas como López Obrador, les abrieron la puerta a los del otro extremo. Que difícil ha de ser saberse sin las mieles del poder. 

Entre Palabras 

¿Qué Rosario Robles va a hablar? ¿La 4T y su fiscalía de verdad irá por Peña? 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. 

Hasta la próxima.