La resignación es una de nuestras virtudes populares.

Más que el brillo de la victoria

nos conmueve la entereza de la adversidad.

Octavio Paz

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector gracias. El presidente de la República tuvo una nueva oportunidad de hacer un llamado a la unión nacional, para que juntos enfrentáramos el complicado problema que ya tenemos encima, pues se trata de una crisis sanitaria y económica nunca antes vista y que no es responsabilidad de la 4T, pero si las formas de cómo hacerle frente, aunque hubo llamado a la solidaridad por parte del tabasqueño no deja la confrontación ni el discurso de odio.

En este mismo espacio, ya había hablado sobre la rebelión no declarada en contra de López Obrador, por parte de cámaras empresariales y sus líderes, quienes le han pedido que tome medidas hacendarias para que las empresas puedan hacer frente a la crisis, lejos de una respuesta que los sentara a negociar toparon con pared por la fobia que les tiene.

Y que conste que no se trata de que no le entren con los impuestos, por el contrario, hay grandes empresas que deben y que sería el momento ideal para que paguen y con eso se compre lo que se necesita en insumos e infraestructura para la pandemia, pero todos y eso incluye a Salinas Pliego uno de los favoritos de la 4T. Ni tampoco se trata de obscenos rescates como el Fobaproa, pero sí de cuidar los empleos, le han advertido a López que dos millones están en riesgo y lo irreal que será crear una cifra similar como pretende el presidente.

A esa división que vive el país, se debe agregar un ingrediente más, la confrontación con el gobernador de Jalisco y de Nuevo León, a pesar de no ser nueva, se había logrado contener en el arranque del gobierno, pero ahora proponen incluso salir del pacto hacendario, propuesta que toma fuerza mediática por el contexto, eso significaría que estas entidades recauden y apliquen sus impuestos sin que pasen por la Federación y sería una fractura al Pacto Federal que la de cohesión a la República.

Por ahora suena lejana esa posibilidad de una ruptura de ese tamaño, pero si es un instrumento más de golpeteo que le hace daño a la imagen de López Obrador -que dicho sea de paso acusa su peor momento de popularidad y aceptación-. Ese sería un encargo para que la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, que operara como encargada de la política interna y le desactive el problema, pero ella esta borrada y relegada por la figura de Marcelo Ebrard Casaubón.

En estos momentos de crisis, alguien en el gabinete debe ser pragmático y ya sabemos que no será López Obrador.

Entre Palabras

Cuidemos al personal de salud. No a alas agresiones contra los trabajadores de la salud. Si eres de las personas que les tienes miedo por contagiarte, nada tendrías que hacer fuera de casa. RESPETO, porque tu vida puede estar en sus manos.

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Gracias y hasta la próxima.