El trabajo me parece una estupidez 

odiosa a la que es difícil escapar 

  Juan Carlos Onetti 

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez 

Estimado lector, gracias. Luego de los resultados electorales en Hidalgo y Coahuila, los priistas andan muy contestos y otro grupo parece que entendió que, si hay forma de ganar posiciones el año que viene en la elección intermedia, pero para que eso suceda, la insipiente oposición no le puede dejar todo a los errores de la 4T, deben comenzar a comportarse como políticos y apretar al presidente desde los partidos, las curules, escaños y gobiernos. 

Este es un momento muy interesante, porque Morena va saliendo de un conflicto por la dirigencia que no ha terminado a pesar de que Mario Delgado ganó la encuesta, Porfirio Muñoz Ledo va llevar a los tribunales la decisión para intentar revertir. Y no se puede olvidar a la nueva secretaria de ese instituto Citlalli Hernández Mora, que no pertenece al grupo de Mario Delgado y ahí puede estar un punto de ruptura, como sucedió en Hidalgo, que, al no ponerse de acuerdo con las postulaciones, los operadores morenos terminaron jalando con los de enfrente para conservar posiciones. 

Otro factor es la Alianza Federalista, son gobernadores que se cansaron, supuestamente, del trato que el gobierno de López les ha brindado, pero se nota el fondo político, ellos se han convertido en una oposición primero a los otros gobernadores, a López-Gatell por el desorden que trae en el combate al Covid-19 y a su patrón el otro López, por los recortes en el presupuesto y el trato injusto, que según ellos, reciben en la distribución de los dineros. 

Ahora se sabe que estos 10 gobernadores han estado muy activos haciendo amarres políticos con todos los partidos, incluyendo a los inconformes de Morena. Se han acercado con el sector empresarial, ese que tanto desprecia el inquilino de Palacio Nacional. Con los intelectuales y hasta dueños de medios de comunicación para fortalecer su imagen y la de su agrupación, con ello pretenden hacerle frente al macuspano. 

Si alguien los ha regresado a la arena política a estos actores, ha sido el mismo López Obrador, con su soberbia, necedad y falta de diálogo, el mismo se está construyendo su oposición para que le hagan frente el próximo año y en el 2024. Los otros saben que esa es una buena bandera, entre peor los trate, los minimice, vengan recortes y desaparición de fideicomisos, más grandes es la justificación para la Alianza Federalista que puede ser momentánea, mientras tanto ya le pidieron al Ejecutivo que se muestre respetuoso. 

Y como se vayan apretando los tiempos políticos, veremos más discursos fuertes en contra de la administración actual, pero también gente manifestándose en las calles, empresarios inconformes dispuestos a patrocinar el movimiento, tal y como lo hizo Pío López Obrador, ¿de que los podría acusar el superior moral? 

A lo anterior hay que sumar que la crisis por la pandemia del Covid-19 va para un repunte y en un par de semanas rebasaremos las cien mil defunciones por ese mal. Éramos ejemplo para el mundo según el presidente y Gatell se iba a la OMS, hoy es un escándalo por el manejo que nos pone al lado de Brasil, Estados Unidos y la India, y eso, aunque sean golpes bajos también se lo van a champar a los de la 4T. 

Ni que decir de la crisis que ya llegó, la falta de empleo formal y la inversión de los empresarios nacionales e internacionales mientras las obras van, a pesar de que se han puesto en duda la viabilidad y derroche de recursos en tiempos difíciles. 

Pero mejor ahí la dejamos y luego le seguimos… porque López no se va a quedar de brazos cruzados, ya le gustó el poder. 

Entre Palabras 

Si de algo padece López-Gatell, es de daltonismo epidemiológico. 

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_. 

Hasta la próxima.