No existe relación de poder sin constitución correlativa

de un campo de saber, ni de saber que no suponga

y no constituya al mismo tiempo unas relaciones de poder.

Michel Foucault

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector, gracias. Vamos navegando derecho y sin escala a una de las peores crisis económicas a nivel mundial, según los expertos será de dimensiones descomunales y sus estragos tomará años remontarlos, claro que no será lo mismo para las potencias que para las economías emergentes como la nuestra, será una labor conjunta entre gobiernos y sociedad, colaboración interna y externa para paliar lo que viene.

Nosotros llegamos a este momento sumidos en la crisis sanitaria, el desempleo, la inseguridad y divididos socialmente, polarizados, sin puentes de diálogo entre varios sectores como el empresarial, simplemente por las fobias del presidente, es cierto que en el pasado varios de estos se enriquecieron en los regímenes corruptos, pero los indicios de este gobierno parece que nada ha cambiado.

El tabasqueño tiene dos piezas de su gabinete que no funcionan, dos personajes fundamentales pero inoperantes, no le ayudan al buen funcionamiento y generar cohesión entre gobierno y sociedad. Primero la ministra en retiro Olga Sánchez Cordero, que es la secretaria de Gobernación más débil de los últimos tiempos. Y segundo el jefe del gabinete, Alfonso Romo.

Romo era el interlocutor entre la 4T y el sector empresarial, desde que ganaron la Presidencia de la República tenía la encomienda de tender puentes con los empresarios, pero una y otra vez López Obrador tiró ese trabajo. Incluso se esperaba que Romo tomara un papel protagónico ante la renuncia de Carlos Urzúa, primer secretario de Hacienda, pero no lo dejaron. En este momento hay un franco enfrentamiento entre empresarios y el Ejecutivo, solo unos cuantos son los protegidos del presidente. ¿Vale la pena estar confrontado con ese sector en plena crisis?

La semana pasada nos lanzaron un documento “muy importante”, fue en la mañanera donde el hijo de Macuspana, presentó la BOA, eso resultó un dislate más desde Palacio nacional. Pero hay algo de razón en ello, conformar un frente amplio para oponerse a las decisiones presidenciales, restarle poder y buscar arrebatarles curules en las elecciones intermedias del próximo año, es un sueño para los partidos que están hincados, inmóviles, derrotados moralmente como reza el clásico.

Pero donde sí se están organizando es entre los gobernadores quienes están molestos por el manejo de la pandemia, porque han sido ninguneados y es precisamente ahí donde Olga Sánchez Cordero debería estar operando para desactivarle esos enredos al presidente que no dejan nada bueno, escuchar y generar cohesión, pero no hay voluntad y la Secretaría de Gobernación no existe.

A estas alturas del sexenio, varios quieren ver la caída de López Obrador, pero si eso sucede la caída también es para el país, ante eso, sus dos alfiles deberían estar operando y no dejarle todo al secretario “apagafuegos” Marcelo Ebrard, pero la necedad y el odio es más grande y así enfrentaremos la crisis.

Entre Palabras

Que el PAN y el PRD amarraron una alianza para ir juntos a la elección del 2021. Con la experiencia del 2018 que los dejó en los huesos… ¿tendrá algo nuevo que ofrecer al electorado? ¿Cuál oposición?

Escríbeme tus comentarios al correo suartu@gmail.com y en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Hasta la próxima.