Si un hombre se deja tentar por un asesinato,

poco después piensa que el robo no tiene importancia…

Thomas De Quincey

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimado lector, gracias. La pandemia del COVID-19 ha sacado la solidaridad característica de los mexicanos, así conocemos las buenas acciones de personas que aun arriesgando la vida reparten despensas a los que menos tienen, comparten alimentos, donan cubrebocas y mascarillas hechos con sus recursos porque esos insumos no se consiguen tan fácil, o simplemente el reconocimiento a los trabajadores de la salud con un aplauso.

Pero como suele suceder también hay desadaptados sociales en estas circunstancias que buscan la oportunidad para delinquir como si no hubiera un freno o no fueran a ser castigados por sus actos detestables, agreden a quienes se rifan la vida en la línea de batalla contra el enemigo invisible que es el COVID-19, como si no existiera la posibilidad de ser contagiados y quedar en manos de los que agreden.

El reconocimiento a los trabajadores de la salud debe ser constante, porque ahora es hasta heroico ante la tardía reacción de los gobiernos para entregar insumos y protegerlos. Para los partidarios de López, ahí están las evidencias, ante ellas deben rendirse, la pandemia nos dio por lo menos dos meses de ventaja sobre otros países para comprar y abastecer de esos materiales. Hoy existen protestas de médicos, enfermeras y trabajadores en general por la falta de recursos y eso es un doble riesgo.

¿Qué pasaría en el país ante una parálisis, por unas horas, del sistema de salud en plena crisis sanitaria? ¿Dónde está la Comisión Nacional de Derechos Humanos?

Quien brilla por su ausencia es la controvertida Rosario Piedra Ibarra, quien no se ha pronunciado por el trato que les han dado las autoridades de salud, ni mucho menos el riesgo que corren los trabajadores. Tampoco ha habido un acompañamiento con los que han sido agredidos, quizás porque eso no es político y no le da reflector o no le gustaría incomodar a su patrón en Palacio Nacional.

Pero regresemos al tema, no a las agresiones en contra de los trabajadores de la salud, quienes las cometan deben recibir todo el peso de la ley y sin amnistía, porque son DELINCUENTES, pero también como sociedad debemos actuar para defender a quienes con su trabajo nos cuidan en estas horas de crisis, no sabemos cuándo los vamos a necesitar.

Lo otro, lo político y la mala actuación de las autoridades quedará al desnudo una vez que pase la emergencia y seguramente la sociedad se las cobrará.

Entre Palabras

Hay que estar pendiente de las últimas horas de abril en el Congreso, veremos con que sorpresa nos salen los morenos.

Escríbeme tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Gracias y hasta la próxima.