Cada libro es una pedagogía

destinada a formar su lector

Jacques Derrida

Arturo Suárez Ramírez / @arturosuarez

Estimados amigos lectores gracias por su tiempo. No hay plazo que no se cumpla y el tiempo ya alcanzo a la 4T, ya no se puede improvisar más irresponsablemente como hasta ahora, no se debe minimizar la situación interna ni la mundial, porque es prácticamente imposible escapar a una crisis integral que puede descarrilar el proyecto sexenal de Andrés Manuel López Obrador, aunque quieran es muy angosto el margen de maniobra.

Desde la semana pasada advertía en este espacio que las alarmas se deberían haber encendido en Palacio Nacional, primero la declaración de pandemia del COVID-19 que ha paralizado a países enteros y cobra una mayor importancia por la falta de medicamentos, insumos e infraestructura en la que se metió la administración de López Obrador y la incertidumbre por el funcionamiento del INSABI.

Por el lado de la economía, la caída del petróleo en todo el orbe y de inmediato le pegó a la mezcla mexicana que lo situó en 18.78 dólares por barril, cuando en puerta el tabasqueño tiene uno de sus proyectos estrella en la construcción de la refinería de Dos Bocas, pero no solamente, pues con esto se reduce la recaudación petrolera y se comprometerá su aeropuerto en Santa Lucia, el Tren Maya, y sobre todo el dinero para los programas sociales.

Por si hiciera falta algo para el peor escenario que enfrenta México y la 4T, la crisis mundial por el coronavirus poco a poco hunde al peso mexicano, deben estar muy nerviosos en la SHCP y en la SE, pues “el peso fortachón” del tabasqueño, alcanza históricos a la baja. La depreciación ha llegado a superar los 24 pesos por dólar en un clima de incertidumbre extrema y según los que saben las medidas son únicamente paliativas por parte de Banxico y apenas surten efecto, mientras que expertos y empresarios exigen acciones de política fiscal urgentes.

En ese contexto fue el llamado para una reunión con carácter de urgente para Andrés Manuel y su gabinete, me cuentan que por fin varios se atrevieron a darle información e incluso a contradecirlo, pues el momento está verdaderamente caliente, inclusive apareció la secretaria de Gobernación, Olga Sánchez Cordero, a quien se le ha criticado duramente por su pobre actuación.

Parece que AMLO y su gabinete ya tomaron decisiones, tanto en materia de sanidad por la pandemia, como en los sectores económico y energético, en los próximos días el presidente se verá forzado a hacer varios anuncios importantes y aunque no le guste mucho, recurrirá a la inversión privada para el sector energético y la parálisis por el COVID-19.

No quiero ser fatalista, pero insisto, el presidente no tiene tiempo que perder y debe escuchar a los que saben. Si decide mal su proyecto se va a descarrilar y regresaremos a los peores tiempos de las devaluaciones y pérdidas de empleo, inversiones, fuga de capitales y patrimonios, como en los mejores tiempos del PRI, y eso no queremos presidente.

Entre Palabras

Por cierto. ¿Y… la resolución del caso de los 43 como para cuándo?

Escribe tus comentarios al correo electrónico suartu@gmail.com y sígueme en la cuenta de Instagram en @arturosuarez_.

Muchas gracias y hasta la próxima.