La policía sueca ha detenido a una mujer de unos 70 años por supuestamente haber encerrado contra su voluntad a su hijo durante 28 años en un piso al sur de Estocolmo, informó este miércoles la televisión pública SVT.

La mujer, que niega los cargos, es sospechosa de privación ilegal de libertad y de provocar daños corporales graves al hombre, de 41 años.

Una pariente suya el domingo aprovechando que la mujer estaba en el hospital, acudió al piso familiar en la localidad de Haninge y encontró al hombre acurrucado en la cocina y con heridas en las piernas y otras partes del cuerpo.

“Fue como entrar en una pesadilla. Había orina y suciedad, olía a podrido”, declaró la mujer al tabloide Expressen.

El hombre fue trasladado al hospital Nuevo Karolinska de Estocolmo y operado anoche de varias lesiones, según varios medios suecos.