Sin esperar la llegada de cuatro nuevos consejeros, el presidente del Instituto Nacional Electoral (INE), Lorenzo Córdova, logró reelegir por seis años más a su secretario ejecutivo, Edmundo Jacobo Molina, encargado de la operación del organismo.

La designación se dio con ocho votos a favor y tres en contra, estos últimos de consejeros que acusaron adelantar el nombramiento para excluir a sus próximos compañeros, pues el funcionario electoral concluye su mandato el 10 de abril, seis días después de la nueva conformación del Consejo General.

Córdova argumentó que propuso la reelección de Jacobo, quien alargará su encargo por casi 18 años, pues asumió esa posición el 5 de junio de 2008, ante la carga de trabajo que tendrá el INE por la elección de 2021 y la situación económica del organismo por el recorte presupuestal.

Además, apuntó, la legislación no establece el momento preciso en el que debe darse el nombramiento, por lo que la intención es que una vez que acabe su periodo actual, continúe con el próximo.

«En este entorno, desafíos logísticos, administrativos e institucionales, designar de nueva cuenta por un nuevo periodo al secretario ejecutivo es una decisión trascendental para evitar especulaciones o incertidumbre conforme se acerque el final del periodo para el que fue electo y contribuir a la continuidad de la operación institucional», justificó.