El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, prohibió la entrada de pasajeros procedentes de Brasil, el más país más golpeado por la pandemia del coronavirus en Sudamérica, una medida similar a la que adoptó con Europa y China.

“Estas nuevas restricciones no se aplican al flujo de comercio entre Estados Unidos y Brasil”, explicó la portavoz de la Casa Blanca, Kayleigh McEnany, en un comunicado.

McEnany indicó que esta acción “ayudará a garantizar que los ciudadanos extranjeros que han estado en Brasil no se conviertan en una fuente de infección adicional” en el país.

La posibilidad de restringir la llegada de viajeros desde el gigante del sur ya había sido anticipada por el asesor de seguridad nacional de la Casa Blanca, Robert O’Brien, quien dijo esperar que “sea temporal”.

“Vamos a tomar todas las medidas necesarias para proteger al pueblo estadounidense”, declaró el funcionario en el programa dominical “Face the Nation”.