Las autoridades sanitarias de Quintana Roo resolvieron que la mitad del estado regrese al color rojo del semáforo epidemiológico por COVID-19.

Un día antes de la actualización a nivel nacional del semáforo, el Gobierno de Quintana Roo informó que del 13 al 19 de julio la región sur del estado volverá al color rojo en tanto que la región norte se mantendrá en naranja.

Al disminuir la disponibilidad hospitalaria, en los municipios de Felipe Carrillo Puerto, José María Morelos, Bacalar y Othón P. Blanco volverán a cerrar las playas y parques públicos.

Únicamente podrán abrir y operar de manera normal las actividades esenciales, entre las que se encuentran hospitales y servicios médicos, mercados, supermercados, tiendas de conveniencia, abarrotes, tortillerías, pollerías y similares, así como bancos, actividades de pesca y agricultura y los sectores de construcción y minería.

Asimismo, la industria manufacturera podrá operar al 30 por ciento de su capacidad. Los servicios administrativos, profesionales, científicos y técnicos podrán reabrir al 25 por ciento de su capacidad.