La Comisión Nacional de Salud de China informó de 28 nuevos casos de COVID-19 detectados este miércoles, 4 de ellos procedentes del exterior y 24 a nivel local, de los cuales 21 se registraron en Beijing, tras el nuevo brote de coronavirus detectado en el principal mercado de la capital.

Beijing aumentó el martes por la noche el nivel de respuesta a emergencias por el COVID-19 en un intento de frenar la propagación masiva del brote detectado el pasado jueves en el mercado mayorista de Xinfadi, que deja hasta ahora 158 casos confirmados.

La ciudad ha puesto en marcha medidas extraordinarias para contener este rebrote, y está haciendo pruebas del virus a los empleados de todos sus restaurantes, universidades y mercados.

Desde el sábado se han realizado 356 mil pruebas de ácido nucleico en la capital china, según las autoridades municipales.

La subsecretaria general del Gobierno municipal, Chen Bei, anunció el martes que la ciudad pasaba del tercer al segundo nivel de emergencia, con lo que, entre otras medidas, las comunidades de vecinos vuelven a comprobar la identidad y el estado de salud de los residentes y a tomarles la temperatura.