El Secretario de la Defensa Nacional, Luis Cresencio Sandoval, se convirtió en el primer Alto Mando en prescindir de los asesores militares, como era una tradición de los ex titulares de esa dependencia federal.

Según un decreto presidencial de enero de 1976, los ex Secretarios de ese instituto se convertían en automático en asesores del titular en turno, con un sueldo de 50 mil pesos mensuales, aparte de su pensión.

Pero, el General Sandoval optó por contar con la asesoría de sólo tres civiles, a quienes la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) les paga también 50 mil pesos mensuales a cada uno.

En el pasado sexenio, el General Salvador Cienfuegos promedió unos 19 asesores, cinco de ellos civiles, con sueldos que oscilaron entre los 25 mil y los 50 mil pesos mensuales.

Por lo general, los asesores militares son Generales en situación de retiro, mientras que los civiles son académicos, abogados o embajadores eméritos.