Tortuosa cara de la Salud en México

  • Abandono, negligencia, intimidación y atropellos de administraciones públicas y líderes sindicales
  • Por atender COVID-19, instituciones médicas como IMSS, cancelan citas médicas y niegan especialidades y medicamentos

 

Por Guillermo Pimentel Balderas

Médicos, en lo general, enfermeras y enfermeros mexicanos, no se consideran héroes, más bien están seguros que son también víctimas y, no solo de la pandemia, sino también de parte de los directivos de los hospitales públicos y de los líderes sindicales.

En la Secretaria de Salud, IMSS, ISSSTE, ISSEMyM y SEDESA, los han abandonado, los han intimidado, atropellado en sus derechos laborales y humanos por la persistente negligencia a que han sido objetos.

A pesar de que la jefa de gobierno, Claudia Sheinbaum, hizo un llamado a la población a respetar a los trabajadores de la salud quienes «son nuestros héroes y heroínas”, y que, son quienes enfrentan la epidemia por lo que hay que manifestarles todo el apoyo no sólo de parte del gobierno sino de la ciudadanía, resulta que ella les mando un fuerte operativo policiaco (con ex granaderos) para que no llevasen a cabo su marcha-mitin el pasado primero de julio.

Sin duda, la pandemia del coronavirus ha invocado el mayor compromiso de médicos, enfermeras, técnicos y demás especialistas de la salud;  pero, los sentimientos prevalecientes sobre la emergencia de Covid-19 son de preocupación, frustración e impotencia, más allá de la dificultad de identificar y tratar a las personas con este virus.

Aún así, para este gobierno “del cambio” y los sindicatos “charros”, se han empecinado en ser el “enemigo en casa”; o sea, ser los más acérrimos hostigadores de estos trabajadores del sector salud.

Derechohabientes a la deriva

Además, por si fuera poco, existe también el atropello a los derechohabientes por parte de las diferentes instituciones de salud pública con la cancelación o negación de citas medicas, de consultas de especialidades para el seguimiento al tratamiento de sus padecimientos; asi como no surtirles los medicamentos, en especial los controlados.

Por ejemplo, en los hospitales de especialidades del IMSS: La Raza y Centro Médico Nacional Siglo XXI, no hay cabida para enfermos que no tengan coronavirus. Aún, estén siendo tratados y con cita. A los pacientes y familiares no les dan otra opción de en dónde pueden acudir. Los dejan a su suerte.

Y, sin la posibilidad de atenderse en un hospital privado –como lo han hecho el mismo director del IMSS, Zoé Robledo o recientemente Omar García Harfuch, jefe de la policía capitalina-, por falta de contar con posibilidades económicas.

Mientras tanto, Boletines de Prensa de estas dependencias, van y vienen, ofertando su información progresista al mejor postor.

Boicotean movilización de trabajadores de la Salud

Víctimas de la incapacidad oficial y sindical, personal médico de base de dependencias como el IMSS, ISSSTE, SSA, ISSEMyM y SEDESA, agrupados en la Unión Nacional de Trabajadores de la Salud (UNTS), convocaron a una marcha-mitin para el primero de julio (con destino central al Zócalo de la Ciudad de México), para exponer sus demandas; pero, en lugar de apoyarlos, tanto los directivos de las instituciones de salud como los líderes “charros”, los intimidaron con suspenderlos del trabajo y de sus derechos sindicales.

A pesar de que fueron boicoteados en la ciudad de México, en varias ciudades y capitales de algunos estados de la república sí lograron llevar a cabo sus marchas de protesta.

En una conferencia de prensa improvisada en los escalones de la sede central del IMSS –este primero de julio-, en la capital de la república, los voceros de la UNTS denunciaron hostigamiento oficial, ya que mediante amenazas de despido y otras argucias, impidieron a miles de médicos y enfermeras acudir a la concentración de la Unión, en el Zócalo capitalino.

Lamentaron que, de los 10 mil profesionales de la rama médica que se esperaba participaran en el evento de este primero de julio, apenas asistieron unos 500 trabajadores, bajo la presión y la mirada de un contingente de granaderos, cortesía de la señora Sheinbaum. Tuvieron que abortar su movilización.

Sin embargo, pudieron denunciar las amenazas de despido entre otras argucias; asi como de tácticas intimidatorias y represivas tipo “gansteriles” como las del Sindicato Nacional de Trabajadores del Seguro Social, en contubernio con Zoé Robledo (Director del Instituto), que desplegaron en todo el país en contra de la movilización.

También, manifestaron que hay hostigamiento a los trabajadores a través de artimañas del Sindicato Único de Trabajadores del Gobierno de la Ciudad de México (SUTGCDMX), pues convocó a los familiares del personal del salud fallecidos por COVID-19 para que se presentarán, este mismo día, de 9 de la mañana a 3 de la tarde, en las instalaciones de la Federación de Sindicatos de Trabajadores al Servicio del Estado ( FSTSE), para hacerles la entrega de la documentación para poder recuperar la plaza de sus parientes perecidos.

Afirmaron que Zoé Robledo se burla de los trabajadores y reprobaron su “humana” intensión de incentivarlos con un bono y una medalla cuando ni quiera el personal de salud lo conoce. “Nunca se ha dignado a tener una reunión, por lo que sus reconocimientos son una farsa”, sostuvieron.

Detallaron que detrás del movimiento de la UNTS no hay interés político o partidista, ya que su único fin es que las instituciones de salud les doten del material indispensable y necesario para hacer frente al COVID-19, pues seguramente la pandemia se extenderá más tiempo del considerado por las mismas autoridades.

Mientras tanto, Juan Rafael Soto, enfermero del IMSS y vocero de la UNTS, anunció la realización de un Congreso Nacional para el próximo primero de agosto, porque:el movimiento no bajará la guardia y seguirá en pie de lucha”, reparó.

El dedo en la llaga

Tocar un tema escabroso, que a la otra persona no le agrada, es como una acción que se puede hacer con o sin intenciones de abrir una herida; es decir poner el dedo en la llaga. Sin embargo, a pesar de que en todos los medios informativos -escritos, televisivos, radiofónicos y digitales-, en el mundo se enaltece la labor, el profesionalismo y la actitud humana de los trabajadores de la salud. Inclusive, hasta ser considerados como héroes, pero aún persiste el abandono, la negligencia, la intimidación y los atropellos por parte de administraciones públicas y líderes sindicales.

También, por si fueran poco subsisten los ataques a este sector de la salud, por el temor de la gente a que estuvieran enfermos de COVID-19 y que pudieran contagiarlos.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *