Con 45 votos a favor y 27 en contra, el pleno del Senado de la República aprobó la “Ley Nieto”, que otorga a la Unidad de Inteligencia Financiera (UIF) de la Secretaría de Hacienda la facultad para ordenar el bloqueo de cuentas bancarias sin orden judicial cuando haya indicios de financiamiento al terrorismo o lavado de dinero.

Este miércoles, el Senado reformó la minuta enviada por la Cámara de Diputados en dos puntos.

En el primero, la institución bancaria y no la UIF informará por escrito a las personas que sean incluidas en la lista de cuentas bloqueadas.

En el segundo, las entidades financieras no deben estar limitadas a hacer del conocimiento por escrito del cliente que ha sido incluido en la lista de personas bloqueadas.

La reforma a la Ley de Instituciones de Crédito, que añade el capítulo “De la Garantía de Audiencias de las Personas incluidas en la Lista de Personas Bloquedas”, establece que la Secretaría de Hacienda podrá introducir a un individuo a la lista de personas bloqueadas cuando cuente con indicios relacionados con los delitos de financiamiento al terrorismo y operaciones con recursos de procedencia ilícita.