• López puede hacer lo que quiera con el presupuesto: Mario Delgado

Miguel A. Rocha Valencia

Es obvio que la advertencia del coordinador de los diputados de Morena, Mario Delgado Carrillo, en el sentido de que el presidente puede disponer a su antojo del presupuesto sin reformar la Constitución, sólo tiene por objeto provocar a la oposición.

Claro, no será lo mismo que López siga despilfarrando el dinero en sus megaobras o clientelas políticas –porque a salud da lo menos-, a que el desvío de dinero presupuestal sea autorizado no sólo por los suyos, sino también por los opositores.

De tal suerte que los morenos en el Congreso federal, lo que quieren es legitimación de las acciones de López. Legitimación de algo que ya está realizando mediante “ahorros” donde precisamente le pegó muy duro al sector salud antes de la pandemia, que no son sino recortes a los presupuestos asignados por ley a todas las dependencias centrales, desconcentrados, al mismo Legislativo y Judicial.

Ahí se insertan los organismos autónomos como las comisiones de Derechos Humanos, hoy casi extinta, la de Energía, el INE y los institutos estatales, el TEPJF y otros más, que también salvo estos dos últimos no han sido sometidos por López.

El Presidente ha hecho y deshecho a su antojo, sin necesidad de ninguna modificación a la Ley, razón por la cual tendría responsabilidad o los titulares de despacho por ese hecho y los subejercicios derivados de ello, conforme a la Ley de Responsabilidades.

Incluso, el recorte o desaparición de los fideicomisos, los realizó de manera autócrata, sin ningún fundamento legal.

Frente a todo ello, la Auditoría Superior de la Federación podría alzar la voz, pero no lo hace a pesar de que en la glosa del gasto de 2019 y 2020 podría anotar esas violaciones.

Es decir, el desvío del gasto ya se hace, lo que quieren los morenos es que por Ley se justifique y que la oposición los legitime.

Ese es el tema, por lo demás, el presidente en turno seguirá haciendo lo que quiera con el presupuesto. Lo hizo suyo, parece su bolsa.

El gran problema es que los recursos son finitos y si hoy presumen que aumentó la recaudación gracias a las amenazas, a los causantes e incluso hacia el personal del mismo SAT, esperemos al segundo trimestre, ni siquiera sospechamos lo que va a ocurrir en el tercero y cuarto. Los ingresos se van a desplomar.

Y al final, queremos ver de dónde va a sacar dinero López para mantener sus estrategias clientelares que ya de por sí se veían inviables. Ahora con la pandemia, el panorama es aún peor.

Lo malo es que las consecuencias de las quiebras en la odiada (por él) Iniciativa Privada, van a pegar a los ingresos fiscales, y al mismo tiempo a millones de mexicanos que habrán de sumarse a la estadística de desempleo y no alcanzarán los recursos fiscales para ayudarlos.

Por ello ¡Gracias señor presidente!