amlo manda al díablo la cre
  • Garrote en mano, los de la Cuarta llaman a la unidad

Miguel Ángel Rocha Valencia

Resulta ridículo y gran paradoja que desde el gobierno y a través de voceros pagados o que en su reciente contacto con medios reflejan resentimiento o conveniencia, y algunos hasta son desertores que se dicen periodistas, salgan con que México necesita unidad para enfrentar “todos” los retos del país.

Y no se entiende o es burla el tal llamado y reclamo cuando desde Palacio Nacional se siembra insidia y se provoca la división; se marcan distancias: “no somos como los otros” afirma el presidente López personificando al republicano bíblico y revestido de un pudor ridículo frente a los mexicanos y sumiso ante el Imperio que encabeza Donald Trump.

Falso e inútil llamado a la unidad cuando los de la Cuarta insisten en acusar a todos, encontrar la paja en el ojo ajeno cuando tienen la viga en el propio.

Recurren a la ofensa y el chantaje a través de la Unidad de Inteligencia Financiera de Hacienda y la Fiscalía federal, convertidos en instrumentos de garrote que invade funciones incluso de un Poder Judicial sometido por la misma vía de la amenaza.

Responsabilizan a más de un año en el poder, de su gran fracaso, de su incapacidad para cumplirle al país a los que se fueron; inició la cacería de escándalos de los que incluso fueron parte, o qué ¿Ya se olvidó que los Arellano Félix llegaron con Cuauhtémoc Cárdenas y realizaron matazones junto con el Cártel de Tepito en la administración de López Obrador?

Se les olvida que el centro de la Ciudad de México colapsó por las bandas de extorsionadores que hicieron víctima a todos los comerciantes. Ahí quedaron las denuncias de Guillermo Gazal de Procéntrhico.

¿Se olvidaron de los robos con los dobles pisos y la subasta a nivel de regalo de concesiones de obras, terrenos y edificios del primer cuadro; ¿se olvidan las componendas no sólo con Carlos Slim, sino los acuerdos con los constructores judíos a quienes incluso se les construyó una línea del Metro (mal hecha) para que sus proyectos inmobiliarios tuvieran éxito allá en el Oriente de la ciudad?

Fue el tándem López-Ebrard cuando creció la corrupción y el crimen en la capital del país; entregaron e hicieron obras como quisieron, sin licitación, a los cuates, a quienes pusieron 100 mil millones de pesos en la mesa a Ebrard y lo hicieron parte del negocio inmobiliario.

La circulación de droga creció incontenible. Su centro financiero fue o es Santa Fe. Se formaron cárteles delegacionales y se fortalecieron los existentes. Ahora quieren culpar a otro. Así son, pero tenemos memoria.

Esa dinámica se está reestableciendo, ahí en Tlalpan, en el parque Fuentes Brotantes, Milpa Alta, Tláhuac, Gustavo A. Madero, Cuauhtémoc o Cuajimalpa y sus ligazones con municipios periféricos como como Ecatepec, Chalco, Valle de Chalco, Huixquilucan, Naucalpan y Tlalnepantla.

Las ejecuciones vienen desde allá; o qué ¿También se les olvidó la ejecución de los tres hermanos Carrola Gutiérrez, empezado por Jesús a quien le propinaron cuatro balazos en la cabeza y que, afirman, los Arellano Félix apoyaron con 10 millones de dólares a cambio de la dirección de la policía Judicial del entonces DF y en la cual sólo duró un mes? Todo ello precedido por una oleada de crímenes que incluyó a varios periodistas.

Pero lo peor, desde el púlpito dizque republicano, acusan, el mesías extiende el dedo para señalar a los “otros” a los que no se doblan hasta que son amenazados por pecados cometidos o negocios mal habidos. Ya se sabe que quien se suma a la Cuarta, es redimido y nada de lo pasado cuenta para mal; se vuelven virtuosos; nadie ni los napos, Bartlett y demás, deben rendir cuentas; son inocentes, con ellos no hay presunción porque el profeta de Palacio así lo decretó.

En esa dinámica, los del Imperio dejaron de ser opresores, saqueadores, ahora son benefactores con los que hay que transigir, incluso convirtiéndonos en sus policías extrafronteras y abriendo nuestro territorio a su escrutinio, a sus negocios. Sometidos a su voluntad habremos de entregar la biosfera, la explotación de sus recursos y a cambio comprarles sus sobras.

Y todavía nos llaman a la unidad. Cuánta desfachatez cuando ni siquiera a quienes disentimos nos dan el nivel de gobernados; para el mesías somos fifís, corruptos, chayoteros, conservadores, adversarios, machuchones y cuando adjetivo se le ocurra, aunque esté fuera de lugar.

No obstante ¡Gracias señor Presidente!