Los abortos en Estados Unidos no descendieron durante el año posterior a que el Tribunal Supremo tumbara la sentencia Roe contra Wade, que protegía el aborto a nivel federal, según un informe elaborado por la organización Sociedad de Planificación Familiar con datos de proveedores médicos.

Pese a que desde el 25 de junio de 2022 catorce estados han prohibido el aborto casi en su totalidad y siete han impuesto estrictos límites, el número de abortos en todo el país subió el 0.2 por ciento, afirma el proyecto de investigación de esta organización, bautizado como “WeCount“.

Así, en los 12 meses posteriores a la sentencia Dobbs hubo un promedio de 82 mil 298 abortos al mes, en comparación con los 82 mil 115 en los dos meses anteriores a la misma.

El 25 de junio de 2022 el Tribunal Supremo revocó el fallo “Roe contra Wade”, que desde 1973 protegía el derecho de la mujer a elegir, y con ello se permitió a los estados la posibilidad de hacer su propia legislación.

El informe aprecia una notable diferencia con respecto a las cifras registradas antes de que el Supremo dictara la sentencia Dobbs entre los estados que han legislado en contra del aborto y los que siguen protegiendo este derecho: el número de abortos se redujo considerablemente en los estados con restricciones, mientras que aumentó mucho donde aún es legal.