Rafael Lulet

Tomaron protesta los nuevos alcaldes en las 16 demarcaciones de la Ciudad de México, pintando con color diferente al oficial del partido Morena, pero, no quiere decir con eso que indirectamente no se encuentren implícitos líderes de ese partido jugando en dos sentidos, todo para acaparar y asegurar su poderío en las siguientes elecciones del 2024 con rumbo algunos a la presidencia y otros a la gubernatura de la capital del país.

La mitad de la capital ha sido arrebatada del plano morenista, casos como Coyoacán, Miguel Hidalgo, Cuauhtémoc, Azcapotzalco, Álvaro Obregón, Cuajimalpa, Magdalena Contreras, Benito Juárez y Tlalpan, siendo en total 9 de las 16 alcaldías existentes en la Ciudad de México.

Algunas alcaldías opositoras muy controvertidas, casos como Coyoacán o la Cuauhtémoc, donde esta primera se ha manejado mucho el acercamiento con el hoy prófugo de la justicia y ex diputado federal Mauricio Toledo, quien fue considerado el capo de la demarcación por sus grupos de choques, corrupción, violencia, agresiones a cierto sector de la población en la demarcación; además de permitir el crecimiento de grupos delincuenciales por más de 10 años, y que ahora sigue latente, es así, como arranca su periodo Giovanni Gutiérrez, tras la sombra de Toledo, acosador de varios vecinos porque tuvieron el valor de confrontarlos y exhibir su mafia instaurada en el territorio, difícil será para él quitarse ese estigma.

En el caso de Cuauhtémoc, el triunfo de Sandra Cuevas, sobre Morena, es destacable, básicamente porque dentro de la batalla contra los bejaranistas se encuentra implícito la presencia de Ricardo Monreal; Cuevas originaria de Azcapotzalco ha sido una persona controvertida, señalada por su acercamiento con algunos grupos delincuenciales, vengativa, agresiva y con negocios turbios, candidata natural para ser la figura femenina de Mauricio Toledo en esa demarcación, amenazando ya sea de manera directa o por medio de su gente a quien le estorbe en su camino.

En Álvaro Obregón Lía Limón, se le ha caracterizado por ser una luchadora social aunque empañada por sus tratos oscuros con el cártel inmobiliario de la demarcación, y de no declarar algunas propiedades con valor en millones de pesos, sin embargo, en esa alcaldía los habitantes no tenían mucho de donde escoger, el paso efímero de Layda Sansores, solo dejó decepción, sobre todo por ser también a mayor escala una funcionaria y ex legisladora con muchos excesos y con movimientos turbios en su administración, recordada también como #LadyFacturas. Ahora deberán de conocerla como es los campechanos. 

Cuajimalpa no fue sorpresa, Adrián Ruvalcaba quien fue en algún momento integrante bejaranista, tiene una fuerte presencia en esa demarcación con la bandera del PRI, y su trabajo ha determinado su regreso, algo similar en la Benito Juárez donde el bastión panista, sigue siendo fuerte desde hace muchas administraciones, y su gestión se ha reflejado en las urnas, en el caso de Miguel Hidalgo, Mauricio Tabes, ha tenido que luchar con un bastión fuertemente defendido por el experredista ahora, morenista Víctor Hugo Romo, pero vencido por la falta de trabajo y los excesos reflejado en sus dos administraciones, siendo eso cartas imposibles de defender ante las elecciones; conociendo a Tabe, se espera una buena gestión para esa demarcación y sus habitantes.

En Magdalena Contreras, ante los señalamientos de una gestión deficiente y pugnas internas de partido en esa demarcación Patricia Ortiz, perdió ante la oposición, dándole el triunfo de Gerardo Quijano conocido por haber sido anteriormente diputado local en ese territorio, pero controvertido por pertenecer al grupo de Cuauhtémoc Gutiérrez de la Torre, otro prófugo de la justicia. Algo parecido en Tlalpan sobre el tema de las malas administraciones donde dio pauta a perder el bastión de la hoy jefa de Gobierno, un duro revés para los morenistas, pero, ¿Qué se puede esperar ante un mal trabajo de Patricia Aceves Pastrana durante sus 3 años?